Durante el octavo mes del 2020 se registró un incremento mensual de 1.1% en la actividad económica de México; un avance significativamente más modesto que en los meses previos.

De acuerdo con cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), los dos meses previos, junio y julio, se registraron incrementos de 8.9 y 5.7% respectivamente. Con este resultado se observa que la reactivación económica comienza a moderarse, después de las fuertes contracciones derivadas del confinamiento.

Este resultado se explica por crecimientos modestos en el nivel de actividad en el sector terciario y secundario sumadas a una contracción en las actividades primarias

En este lapso la agricultura, ganadería y otras actividades primarias se contrajeron 5.9%, mientras que la actividad industrial avanzó 3.3 por ciento. 

Por su parte, el comercio y los servicios repuntaron apenas 0.4%, siendo el sector con la reactivación más lenta. 

Aún con el programa gradual de recuperación económica, el nivel de actividad se mantiene por debajo de los niveles prepandemia. En su comparación anual presentó una caída de 8.5%, principalmente por el estancamiento de la actividad en el comercio y los servicios, que representan el rubro más importante para la economía nacional. 

En el análisis anual, las actividades terciarias y secundarias registraron contracciones de 9.3 y 8.4% respectivamente. 

El sector agro es el único que se mantiene con números positivos, a tasa anual presentó un crecimiento de 5.9 por ciento.