En la segunda década del siglo XXI, la tasa de rechazo de las instituciones de educación superior ha decrecido 13 puntos porcentuales, al pasar del 78% al 91%.

Hoy ingresan a la UNAM ocho de cada 100 alumnos de educación media superior; algo similar ocurre con otras universidades públicas gratuitas, explicó Raúl Martinez Solares Piña, director general de Mexicana de Becas, organismo financiero que festeja su 25 aniversario este 2017.

Mexicana de Becas (MDB) es un organismo que promueve la cultura de previsión financiera entre las familias mexicanas, que deseen tener certeza del futuro educativo de sus hijos. Administra 2,700 millones de pesos del ahorro de familias, y ha entregado 1,500 millones de pesos a 14,000 hijos de ahorradores, con rendimientos superiores a la inflación y a los Cetes. Posee una red de oferta educativa de 52 universidades nacionales y 500 de otras naciones.

Tras realizar un análisis del estado de la matrícula y oferta de las universidades que comparó con el ingreso de las familias, el gasto de los hogares en México, el retorno de la inversión educativa, Martínez Solares concluyó en que el gasto en educación en México es elevado, pero ineficiente. Urgió a replantear las políticas públicas en educación superior que consideren el gasto de las familias como complemento del gasto público, y permita fortalecer a las instituciones educativas y a la educación de los jóvenes.

Expreso así que en todos los grupos de la población ha crecido el porcentaje del gasto que destinan a educación. En los deciles medios creció de 14% a 16%, y de 40%, en los deciles más altos. Tendencia que representa un porcentaje mayor del gasto mensual de las familias, pero necesitan mayores ingresos para satisfacer la necesidad educativa.

Tal tendencia se observa por estados, donde las familias de Nuevo León, Coahuila, Morelos y Tlaxcala gastan más en educación, en tanto que, en Guerrero, Oaxaca y Colima el gasto es menor.

Con respecto a la inflación educativa, mencionó que ésta ha crecido más que la inflación nacional en lo que va del siglo XXI; y que “las colegiaturas crecerán más que los ingresos de las familias”.

Con base en datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, explicó que una persona con educación superior gana el doble que otra con educación media superior. Refirió también que entre los universitarios con título y sin título hay diferencias de 50% en ingresos.