El Gobierno español subirá el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en el 2013 y rebajará las cotizaciones sociales que pagan las empresas. Así se desprende del Programa de Estabilidad 2012-2015 que aprobó el Consejo de Ministros, el cual prevé un aumento de los impuestos indirectos para recaudar 8,000 millones adicionales.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, evitó durante su intervención después del Consejo de Ministros decir claramente que el gobierno subirá el IVA.

Se limitó a indicar que el Ejecutivo elevará la imposición indirecta a la par que reducirá la fiscalidad sobre el trabajo, lo que permitirá recaudar 8,000 millones de euros adicionales.

Sin embargo, fuentes de Hacienda reconocen que el IVA es el único impuesto indirecto con capacidad para elevar tanto los ingresos.

También es previsible que se incrementen otros tributos indirectos como los impuestos especiales que gravan productos como el tabaco, el alcohol o los carburantes.

El Programa de Estabilidad prevé que los ingresos derivados de los impuestos indirectos aumenten de 9.8% del PIB previsto para este año 10.6% el próximo, lo que supone unos 10,670 millones más.

A esa cifra hay que descontarle los 2,775 millones de euros de pérdida de ingresos que supondrá la rebaja en las cotizaciones sociales.

Sin embargo, hasta ahora, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, había rechazado una y mil veces la posibilidad de subir el IVA, ya que -en su opinión- sólo agravaría la recesión.

Ahora, el gobierno contraargumenta que la subida prevista del principal impuesto indirecto se aplicará en el 2013, cuando ya aparecerán los primeros signos de recuperación.

El Ejecutivo prevé que el PIB aumente 0.2% el próximo año tras registrar un descenso de 1.7% este ejercicio. Se trata de una visión mucho más optimista que la que maneja el mercado.

El panel de la Fundación de Cajas de Ahorros prevé que el PIB se contraerá 0.2% el próximo año.

En cualquier caso, es cierto que la tasa del IVA de 18% vigente en España se encuentra por debajo de la media de la Unión Europea (UE), que alcanza 20.9 por ciento.

Resulta factible pensar que el gobierno pueda elevar, como mínimo, dos puntos el IVA hasta 20 por ciento.

En este sentido, hay que recordar que el anterior Mandatario José Luis Rodríguez Zapatero ya elevó de 16 a 18% el tipo general y de 7 a 8% el llamado gravamen reducido.

Con ello, se logró elevar los ingresos en 5,400 millones de euros. De hecho, también es previsible que Hacienda vuelva a subir el tipo reducido que se aplica a bienes y servicios como los alimentos elaborados, la peluquería o los restaurantes.

Fuentes de Economía reconocen que aplicar esas subidas impositivas supone un costo en términos de crecimiento, aunque confían en que a medio plazo sirva para recuperar la confianza y reducir la prima de riesgo.

Esto debería permitir al gobierno financiarse a tasas más moderadas. En cualquier caso, para el próximo ejercicio, el gobierno prevé un durísimo recorte del consumo de las administraciones públicas, que caerá 4.6%, del gasto de los hogares (-1.1%) y de la inversión empresarial (-0.5 por ciento).

En alianza informativa con CincoDías.com