El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios estatales por desempleo subió inesperadamente la semana pasada, en parte debido a que seguían procesándose pedidos atrasados de Puerto Rico, pero la tendencia subyacente apuntaba a una mejoría de las condiciones del mercado laboral.

Los pedidos iniciales de beneficios por desempleo subieron en 10,000, a una cifra desestacionalizada de 249,000, para la semana que terminó el 11 de noviembre, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. Fue el segundo incremento semanal consecutivo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos cayeran a 235,000 en la última semana.

PRODUCCIÓN INDUSTRIAL AUMENTA

Por otro lado, la producción industrial en Estados Unidos registró en octubre su mayor incremento en seis meses gracias a que se desvaneció el impacto producido por una serie de huracanes, pero la tendencia de crecimiento subyacente en las fábricas, minas y plantas de servicios públicos del país siguió siendo moderada.

Otros datos conocidos el jueves mostraron una inesperada alza en las nuevas solicitudes de subsidios estatales por desempleo la semana pasada, en parte debido a que seguían procesándose pedidos atrasados de Puerto Rico.

La Reserva Federal indicó que la producción industrial creció 0.9% el mes pasado, con un incremento de l.3% de la producción en fábricas gracias a que las operaciones retornaron a la normalidad tras verse interrumpidas por los huracanes Harvey e Irma a fines de agosto y comienzos de septiembre.

El incremento en la producción industrial fue el mayor desde abril, se produjo tras un alza de 0.4% en septiembre.

Pero el huracán Nate, que golpeó la costa estadounidense del Golfo de México a inicios de octubre, provocó un declive en la perforación y extracción de petróleo y gas. Eso llevó a una caída de 1.3% en la producción minera en octubre.

La manufactura, que representa alrededor de 12% de la actividad económica estadounidense, está siendo respaldada por debilidad del dólar, sólida actividad económica mundial y acumulación de inventarios de las empresas.

Pese a que un informe separado de la Fed de Filadelfia mostró el jueves que el índice de actividad fabril en la Costa Este cayó a 22.7 este mes desde 27.9 en octubre, los fabricantes reportaron una robusta demanda para sus productos, aumento de pedidos atrasados y declive de inventarios.