La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) alertó a los contribuyentes acerca de las consecuencias que pueden generar el uso y la compra de facturas apócrifas a Empresas Facturadoras de Operaciones Simuladas (EFOS).

“Existen personas que lucran con la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), a las que se les conoce como empresas fantasma o EFOS, porque facturan operaciones, compras o servicios que en realidad nunca se llevaron a cabo, es decir, simulan que los contribuyentes a quienes les expiden las facturas son sus clientes”, explicó el ombudsman fiscal.

Agregó que la intención de estas empresas fantasmas es convencer a los contribuyentes de que, al comprar estas facturas, reducirán el monto del pago de sus impuestos a cambio de pagarles una comisión, que regularmente atiende a un porcentaje del monto del CFDI.

La Prodecon recordó que los contribuyentes que compren dichas facturas apócrifas se convierten en Empresas que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS), es decir, que simulan un aumento en sus gastos de operación para pagar menos impuestos al deducir esas facturas, lo que los hace partícipes de esquemas de operaciones fraudulentas que pueden tipificar uno o varios delitos.

Con la entrada de la reforma hacendaria, en el 2014, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) publica en su sitio de Internet los nombres de las empresas fantasmas, así como de quienes compran las facturas o comprobantes fiscales de éstas.

De acuerdo con el artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación, el SAT tiene la facultad de publicar en su página los contribuyentes que hayan emitido comprobantes fiscales sin contar con activos, personal, infraestructura o capacidad material, entre otras cosas; con lo cual presumen la inexistencia de operaciones.

Las empresas publicadas podrán demostrar ante la autoridad —en un plazo de 15 días desde la última notificación— que dichas operaciones son reales, o bien, corregir su situación fiscal antes de que el órgano recaudador tome acciones contra el contribuyente.

La Prodecon acotó que en caso de que el SAT identifique por error a algún contribuyente como EFO o EDO, y éstos puedan demostrar que sus operaciones sí son reales, pueden acudir con la Prodecon para arreglar su situación.

Hace algunos días, Osvaldo Santín, jefe del SAT, indicó que hasta la fecha el fisco tiene identificadas a más de 6,500 empresas fantasmas que, presuntamente, simulan operaciones. De dicha cifra, 3,918 ya están determinadas como empresas fantasmas definitivas, las cuales han realizado operaciones por 783,000 millones de pesos.

[email protected]