Los cuatro principales bancos griegos se preparan para anunciar pérdidas masivas en el ejercicio del 2011 debido a la reciente reestructuración de la deuda soberana del país, lo que motivará una compleja operación de recapitalización con el apoyo europeo.

El Banco Nacional de Grecia (BNG), número uno del sector, el Alpha Bank, el Eurobank y el Banco del Pireo deberían anunciar pérdidas de al menos 20,000 millones de euros en el último año, según los analistas y la prensa, como consecuencia de la desvalorización de las obligaciones de deuda soberana griega que poseen.

"El volumen de pérdidas está previsto teóricamente en los 20,000 millones de euros, pero lo importante será cómo se repartan en el año", indicó el profesor de economía financiera de la Universidad de Atenas, Panayotis Petrakis.

La reestructuración permitió eliminar 105,000 millones de euros de la deuda pública del país, es decir, casi la mitad de las obligaciones soberanas griegas en manos de los acreedores privados, entre los que se encuentran los bancos comerciales del país, que han perdido 70% del valor contable de los títulos que poseían.

Según el diario liberal Kathimerini, el BNG será el que sufra las mayores pérdidas al ser el mayor poseedor de títulos, seguido del Banco del Pireo, el Eurobank y el Alpha Bank.

Para cortar la hemorragia y asegurar la liquidez en el mercado, el segundo plan de ayuda acordado a Grecia a mediados de marzo por parte de la zona euro y del Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé la recapitalización de los bancos y una primera entrega de 25,000 millones de euros por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

El primer ministro Lucas Papademos se entrevistó con el gobernador del Banco de Grecia, Georges Provopoulos, para discutir sobre el proceso de recapitalización de la banca, que será una de las prioridades del nuevo gobierno que se forme tras las elecciones del próximo 6 de mayo.

"La primera cosa a hacer para el futuro gobierno será tomar la dirección de los bancos (vía la recapitalización) y forzarlos a financiar la economía real del país, puesto que hay un riesgo sistémico de que el país se hunda", advirtió Stylianos Padelidakis, gestor de fondos para el gabinete Primexis.

Una de las claves del proceso de recapitalización será, para que no parezca una simple nacionalización, la apertura de al menos 10% del capital de los bancos al sector privado, que según el gobierno se hará en forma de títulos parecidos a las obligaciones convertibles tradicionales. Este proceso será una prueba de la "estabilidad y de la fiabilidad del sistema bancario", según Panayotis Petrakis.