Un plan reducido para el muro fronterizo anhelado por el presidente Donald Trump y un enorme proyecto ferroviario son los únicos temas que quedan por resolver para el presupuesto nacional, informaron fuentes oficiales.

Sin embargo, tambalean las negociaciones sobre temas políticamente delicados como la inmigración y las primas de las compañías aseguradoras.

Los demócratas rechazaron una propuesta de la Casa Blanca de prorrogar las protecciones a los inmigrantes conocidos como dreamers, a cambio de 25,000 millones de dólares para el muro fronterizo. Los demócratas parecen dispuestos a aceptar 1,600 millones para el muro, la cifra solicitada por Trump para el año fiscal 2018, pero objetan los deseos de Trump de contratar a cientos de agentes de inmigración adicionales.

Una disputa sobre el aborto parece estar frustrando el plan de los republicanos de darle miles de millones a las compañías aseguradoras en forma de subsidios, a fin de amortiguar los aumentos en las primas.

El senador republicano, Mitch McConnell, estaba negociando en nombre de Trump para obstruir el financiamiento de un proyecto ferroviario bajo el río Hudson, que separa a Nueva York de Nueva Jersey, una iniciativa de gran importancia para el senador demócrata neoyorquino, Chuck Schumer, y otros legisladores de la zona, tanto republicanos como demócratas.

La aprobación del presupuesto por parte de la Cámara de Representantes como del Senado es necesaria antes del viernes para evitar un cierre del gobierno.

La propuesta contempla los elementos incluidos en el acuerdo del mes pasado sobre el presupuesto, como un aumento de 10% en el financiamiento del Pentágono y de agencias públicas. Al combinar eso con los recortes de impuestos aprobados el año pasado, los planes republicanos implican déficits presupuestarios de billones de dólares.

Muchos temas fueron resueltos durante maratónicas negociaciones el fin de semana. “Tenemos por lo menos 100 que ya están finiquitados”, dijo Patrick Leahy, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Asignaciones del Senado.

Una iniciativa que peligraba, sin embargo, es el plan de reanudar los subsidios federales para estabilizar los intercambios de pólizas de seguro y beneficiar a las familias de bajos ingresos inscritas en la reforma del sistema de salud, aprobada bajo la presidencia de Barack Obama.

El punto de discordia allí es el tema del aborto, pues lo demócratas se oponen a una cláusula formulada por los republicanos que prohibiría el pago de subsidios para pólizas de seguro que cubran los abortos.