México se encuentra en el 2014 en una mejor situación económica que el resto de América Latina, debido a su mayor vinculación con Estados Unidos, cuya economía seguirá en recuperación, advirtió Merrill Lynch.

México es el país mejor ubicado para beneficiarse más de la nueva perspectiva global, en tanto que los países de Sudamérica se verán más adversamente afectados , detalló la entidad.

Esto no es sorprendente debido a que casi 80% de las exportaciones mexicanas va hacia el mercado estadounidense , informó el banco.

En un informe sobre América Latina, la entidad propiedad de Bank of America expresó que México se podrá beneficiar del repunte de la economía de Estados Unidos, en especial de la expansión de la capacidad instalada de su industria automotriz.

Mientras tanto, pese a que los países de América del Sur se beneficiarán del alza en la demanda de materias primas, proyectada para el 2014 en los mercados de Asia, también serán afectados por la baja en los precios de estos productos.

Merrill Lynch proyectó que la economía de México crecerá 4.0% en el 2014, mientras que la de América Latina se expandirá sólo 2.2%, en promedio.

Asimismo, estimó que el crecimiento real de las exportaciones mexicanas será de 6.0% en el 2014, en tanto que la inversión se expandirá 5.1 por ciento.

El informe calculó que el peso mexicano será la única divisa de entre las mayores economías de América Latina que se fortalecerá para el 2014.

Expectativas sexenales sobre el PIB, realistas y alcanzables

El gobierno federal trabaja para que la implementación de las reformas sea eficiente y ordenada y se puedan alcanzar las metas planteadas en el Pronafide lo antes posible, dice el economista en jefe de la Secretaría de Hacienda, Ernesto Revilla, quien asegura que las estimaciones para la economía de terminar el sexenio con un crecimiento de 5.3% son realistas y alcanzables.

Es un escenario factible, porque hay reformas que tendrán un mayor impacto al anticipado por el gobierno, como la energética. Y enfatiza el compromiso del gobierno de Enrique Peña Nieto con la estabilidad macroeconómica.

En el Pronafide se pone como meta un crecimiento de 5.3% al cierre del sexenio. ¿Es suficiente?

No buscamos un crecimiento muy alto, sino sostenido. De nada nos serviría tener un año o un par de años con crecimiento muy alto y luego no.

De lo que se trata es sentar las bases de un crecimiento sostenido e incluyente. Comparado con las tasas que hemos observado en los últimos 20 años en el país, 5.3% es una tasa de crecimiento muy significativa, que creemos que nos puede dar ese crecimiento sostenido y una creación de empleo más dinámica de la que hemos observado hasta ahora.

Este crecimiento está condicionado a las reformas, su implementación tendrá que ser robusta...

Nos estaremos abocando a una implementación eficiente y ordenada de las reformas, para alcanzar su impacto lo antes posible. Ya ha dicho el Presidente la importancia de la implementación y de orientar todos nuestros esfuerzos a este objetivo.

¿Cuánto tendría que crecer la economía cada año para llegar a la meta sexenal?

El crecimiento en el 2014 será de 3.9%; en el 2015, 4.7%; 2016, 4.9%; 2017, 5.2%, y 2018, 5.3 por ciento. Son estimaciones de mediano plazo tanto en Criterios Generales de Política Económica como en el Pronafide. Son estimaciones realistas, alcanzables con base en la agenda de reformas que se aprobó este año.

¿Cómo se va a evaluar si se llega a la meta?

El Plan Nacional de Desarrollo fue el primero que establece indicadores para que la ciudadanía pueda dar seguimiento a las acciones de gobierno e instruyó que todos los programas que se desprenden de él -incluyendo Pronafide- tengan indicadores claros para que se les dé seguimiento a la acción del gobierno en cada una de las áreas en las que actúa.

Este Pronafide se presenta de manera oportuna. Estamos a un año de que empezó el gobierno y ya está hecho el Plan Nacional de Desarrollo y el Pronafide y queremos dejar ya publicada la estrategia de planeación de esta administración, para dedicarnos lo antes posible a su implementación.

¿Cuáles son las novedades del Pronafide?

Como novedad es que se propone una contención del gasto para llegar al balance de cero en el 2017.

¿Cuáles son los riegos para la economía?

Estamos conscientes de que hay una recuperación más lenta en Europa de lo que se hubiera esperado a cinco años de la gran recesión y un entorno externo más complicado, en el sentido del estímulo de la Fed, ambos son un riesgo a la baja.

Y en los riesgos a la alza un mejor desempeño de la economía americana. Pudiera haber una recuperación más importante en Estados Unidos de lo que se había previsto y que la implementación de las reformas nos pueda dar alguna sorpresa a la alza.

Quisimos ser conservadores en las estimaciones de crecimiento, pero hay distintos analistas del sector privado que han puesto mayores impactos de la reforma energética de lo que nosotros traemos. (Con información de Leonor Flores)