La economía de Estados Unidos (EU) creció a una tasa anualizada de 6.4% en el primer trimestre del 2021, señal de la recuperación económica en marcha tras la aguda crisis provocada por la pandemia de Covid-19, informó la Oficina de Análisis Económico (BEA) de ese país.

Se trata del primer cálculo que ha hecho el gobierno estadounidense sobre la actividad económica en el arranque del año después de la contracción anual del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.5% registrada en el 2020.

“El aumento en el primer trimestre reflejó la recuperación económica continua, la reapertura de negocios, y la constante respuesta del gobierno relacionada con la pandemia”, señaló el informe trimestral realizado por la BEA.Entre ellos, mencionó las transferencias directas, la extensión del subsidio de desempleo y las ayudas a pequeñas y medianas empresas.

El indicador de crecimiento muestra cuánto se expandiría la economía en un año en condiciones estables, en tanto la comparación con el trimestre anterior el PIB de EU creció 1.6 por ciento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó que EU va a registrar un crecimiento de 6.4% este año, pronóstico que Biden destacó en su discurso ante el Congreso y que parece ajustarse a las cifras del primer trimestre.

Una economía que florece

“Va a ser el ritmo de crecimiento económico más rápido de este país en casi cuatro décadas”, indicó el Presidente.

Estados Unidos —el país donde más personas han muerto por el Covid-19— lanzó una rápida campaña de vacunación que ha permitido que más de la mitad de la población adulta haya recibido ya al menos una dosis.

Lo anterior ha posibilitado la reapertura de muchos comercios e impulsado el gasto alentado por las ayudas públicas.Según reportes publicados recientemente, los consumidores estadounidenses compraron coches, casas y bienes de consumo de gran valor, además de servicios como hoteles y restaurantes, y el gasto federal subió 14% en este trimestre.

La consultora Oxford Economics explicó que a principios del 2021 la economía estadounidense tuvo un contundente “cóctel” que mezcló una mejora de las condiciones de salud, una rápida campaña de vacunación y una “dosis efervescente” de estímulo fiscal, con un flujo constante de apoyo monetario.

“Mirando hacia el futuro vemos una economía estadounidense que florece en la primavera y se encamina a un boom en el verano”, indicaron los expertos que además señalaron que en el 2021 la economía podría crecer 7.5%, con lo que marcaría su mejor desempeño desde 1951.