La agencia calificadora Moody's recortó su perspectiva de crecimiento para México este año, ello debido a la desaceleración del consumo privado y la inversión.

En un reporte, la calificadora informó que prevén que el 2019 cierre con una tasa de 0.2 por ciento. Anteriormente, su proyección era de 0.5 por ciento. Mientras que para el 2020, pasaron su estimado de 1.5 a 1.3 por ciento.

"Esperamos que la inversión se estabilice en el 2020, en parte debido a los efectos básicos, pero también debido a que el sector privado se está acostumbrando al nuevo entorno político. Además, esperamos una ligera recuperación de la inversión pública y consumo del gobierno, ya que la curva de aprendizaje de la administración se aplana y el gasto general está en línea con el presupuesto", consignó Moody's.

Por otro lado, consideró que el marco político mexicano se debilita, por lo cual mantuvo en “negativa” la perspectiva de calificación del país.

De acuerdo con la actualización periódica de la calificadora, el debilitamiento del marco político tiene implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda.

"La formulación de políticas inconsistentes y los mensajes contradictorios están socavando la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas a medio plazo", explicó en el reporte.

Asimismo, refirió que la desaceleración económica junto con los cambios en la política energética y el papel de Pemex presentan riesgos, a mediano plazo, para las perspectivas fiscales.

En junio pasado, Moody's cambió la perspectiva a “negativa” de la calificación de la nota soberana de México, la cual está en "A3".

Agregó que ve poco probable una mejora de la calificación en un futuro cercano; no obstante, no descartó una actualización resultado de una mejor visión constructiva de la capacidad del gobierno para diseñar e implementar políticas predecibles. Otros factores que ayudarían a una mejora en la calificación son un crecimiento mayor y sostenido y el fortalecimiento del balance del gobierno.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó el pasado viernes su expectativa de crecimiento para México, para este año y el 2020, por cuarta ocasión consecutiva en lo que va del 2019. Ahora, anticipa que el PIB mexicano conseguirá un avance de 0.4% este año, y una “modesta recuperación” para el 2020, de 1.3 por ciento.

Esto implica un recorte de medio punto porcentual en su pronóstico desde 0.9% previsto hace tres meses, y para 2020, una rebaja de 6 décimas de punto a su previsión anterior de 1.9 por ciento.

Para darse una idea del tamaño de desaceleración que ha sufrido México en el 2019, basta observar que el nuevo estimado de crecimiento del FMI para este año, de 0.4%, es apenas una sexta parte del que tenía el mismo organismo en octubre del año pasado, cuando consideraban que había espacio para anticipar un incremento del PIB de 2.5 por ciento.

(Con información de Yolanda Morales)