La última decisión de política monetaria del Banco de México ubicó la tasa de interés de referencia en 4.25%, esta tasa nominal, con una inflación de 4.10%, ubica la tasa real que ofrece México en 0.40%, un rendimiento importante si se compara con los negativos de la región , como el caso de Chile cuya tasa real es de -0.75% o la de Colombia que es -0.56% real.

Así lo explicó la directora de Análisis Económico en Finamex Casa de Bolsa, Jessica Roldán,  y añadió: “Algo que creemos es que por si misma ya blinda a México. El tener tasas reales más altas da un atractivo relativo respecto de otras emergentes. Y aún si el Banco de México recorta en otros 25 puntos base en noviembre, quedará con tasas reales más altas”, observó la experta de Finamex.

Coincidió con otros expertos en que México mantiene aún tasas positivas, por arriba de los Bonos del Tesoro, entre los emergentes aún con la tasa de interés en 4.25 por ciento.

La directora de Análisis Económico en Finamex Casa de Bolsa explicó que la postura monetaria de México aunque tiene varios meses acomodaticia es todavía más apretada en términos relativos que otros países.

Doble filo

Para la directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base, Gabriela Siller, una tasa atractiva tiene un doble filo pues incentiva la entrada de inversión de cartera que genera presiones inflacionarias, vía tipo de cambio y por otro lado, vulnera la estabilidad si los capitales se retiran.

En conversación, la estratega recordó las salidas de capital que se presentaron en marzo y abril por la incertidumbre que generaron las medidas sin precedentes de cerrar la actividad económica mundial para limitar la velocidad del contagio por el Covid-19.

Explica que una tasa menos atractiva reduce la exposición a salidas desestabilizadoras de capitales.

Movimiento de capitales

La estratega de Finamex matiza que en agosto se presentó ya un moderado retorno de capitales a México pese a que se ofrecía una tasa menos atractiva y que la tendencia seguía acomodaticia.

Jessica Roldán comentó que la postura monetaria del Banxico ha contribuido a que la salida de capitales no haya sido mucho mayor en este año de alta incertidumbre y volatilidad en el mercado.

Si bien se presentó una desinversión en los últimos ocho meses que llevó la tenencia de extranjeros de 28.57 a 22.9%, “es una tendencia significativa pero comparable con otras economías emergentes, ante la naturaleza del choque que observamos”, dijo Roldán.

México es una economía muy abierta, que en efecto tiene una significativa proporción de deuda en manos de extranjeros. Pero la gradualidad que ha tenido la Junta de Gobierno para acomodar la tasa, sin duda favoreció a tener un ajuste cambiario más ordenado, finalizó.

Atractivo entre pares

La tasa real de México es también positiva si se compara con las que otorgan ahora mismo las economías de América: Chile ofrece tasas reales negativas, de 0.75%; Perú, una tasa real positiva, pero baja, de 0.09% y Argentina con una tasa real negativa de -2.70 puntos.

Entre los emisores emergentes que tienen la misma calificación soberana de México, sus “pares”, en lenguaje de calificadoras, México resalta porque ofrece un rendimiento real de 0.40% descontando inflación.

Los pares de calificación de México en Moody´s son Tailandia (“Baa1), de -1.20 real; Indonesia (“Baa2”), que ofrece una tasa real negativa de 0.90%; Bulgaria (“Baa2”), cuyo premio es -1.20%; Rusia (“Baa3”) que otorga una tasa de 0.88% descontando inflación.

ymorales@eleconomista.com.mx