Washington, DC. México resulta uno de los mercados emergentes más expuestos a la salida de capitales no residentes, lo que podría poner bajo presión a la moneda e impone un reto de administración para el aumento de los requerimientos financieros, alertó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Los principales beneficiarios del flujo de inversiones de portafolio hacia mercados emergentes incluyen a Colombia, México, Sudáfrica y Turquía”, detallan sus expertos.

Al interior de su informe semestral Global Financial Stability Report, precisaron que este riesgo es común entre los mercados emergentes, pues los capitales extranjeros han encontrado en ellos rendimiento, combinado con un sólido crecimiento y limitadas vulnerabilidades corporativas.

Reconocen que estos países han aprovechado el periodo para fortalecer sus políticas de ahorro y aumentar sus reservas internacionales, lo que ha ayudado a descomprimir los rendimientos y spreads de los soberanos y corporativos.

Sin embargo, en el retorno de capitales previsible por la normalización de políticas monetarias de la Reserva Federal, un choque externo proveniente de China o el endeudamiento de las economías avanzadas, resultan también los más vulnerables.

Consignan que el portafolio de los capitales no residentes creció en un estimado de 205,000 millones de dólares en el año hasta agosto. Prevé que están en vías de completar un aumento total de 300,000 millones de dólares para todo el año, que es el doble del total observado entre el 2015 y el 2016.

NORMALIZACIÓN MONETARIA GRADUAL

En el mismo documento, explicaron que el proceso gradual de normalización monetaria podría tomarse varios años, puesto que se prevé que las tasas de inflación se recuperen a un ritmo lento.

“Un ritmo de normalización demasiado acelerado eliminaría el apoyo necesario para una recuperación sostenida y no permitiría que se produzcan aumentos convenientes de la inflación subyacente en las principales economías”.

Consignan que el prolongado estímulo monetario previsto para las principales economías podría provocar una acumulación de más excesos financieros.

“A medida que se intensifica la búsqueda de rendimiento, las vulnerabilidades están trasladándose al sector no bancario y están aumentando los riesgos de mercado. Hay demasiado dinero en busca de muy pocos activos rentables”, precisa.

En el documento, presentado en la sede del organismo en vísperas de sus Reuniones Anuales, estiman que menos de 5% del stock actual de activos de renta fija con grado de inversión en el mundo ofrece un rendimiento superior a 4%, frente a 80% antes de la crisis.

Las valoraciones de los activos financieros están tornándose excesivas en algunos mercados, en la medida en que los inversionistas se ven obligados a salir de su mercado natural de riesgo y aceptar riesgos de crédito y de liquidez más altos a cambio de mejores rentabilidades.

El informe fue presentado en el marco de los trabajos preparatorios de las Reuniones Anuales del FMI que inician hoy jueves, y se tomará como base de discusión en varias mesas de diálogo.