Muchos mexicanos, en la vejez, no tendrán una pensión digna, otros ni siquiera recibirán esa prestación. Tendrán mucho tiempo para pensar en qué hacer para sobrevivir, pues 60% de ellos no está afiliado a un sistema de pensiones y casi la mitad de los que aportan a un sistema no tendrán recursos suficientes.

Recientemente, el FMI emitió un estudio en el que indica que la gente vivirá más años, que los recursos no alcanzan y que la gente se tendrá que retirar a una may or edad. Recomienda que se trabajen más años o que las personas, los gobiernos o empresas aporten más recursos para el retiro.

En el mundo, cómo mantener a la gente en la vejez es un tema que ha causado grandes revueltas y cambios enormes. En Italia, Grecia, España y Francia, los sistemas de pensiones cambiaron afectando a las personas en la última etapa de su vida.

En México las cosas no son mejores, la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) destaca que, en promedio, 40% de la población en edad de laborar está cubierto por un esquema de pensiones. El otro 60% de las personas, que labora por su cuenta o en la economía informal, no tendrá suficientes recursos para vivir en la vejez, dijo Óscar Franco, presidente de la Amafore.

APORTACIÓN QUESO GRUYERE

Peor aún, muchos de los que laboran en la economía formal lo hacen de manera intermitente entre el sector público y privado. Un ejemplo, comentó Óscar Franco, son las personas que laboran en la industria de la construcción o el turismo, que tienen un esquema de aportaciones discontinuo.

Una persona tuvo una carrera laboral de 45 años, pero 20 de ellos no aportó a su subcuenta de vivienda. Y tiene una densidad de cotización baja, con muchos huecos, parece queso gruyere , ejemplificó el representante de Amafore.

Carlos Herrera, analista de BBVA Research, respalda esa afirmación. Los trabajadores podrían terminar con cuentas individuales con muy poco dinero o peor aún sin acreditar los requisitos mínimos de cotización de pensiones institucionales .

Herrera destaca un ejemplo más, ya que tomando datos de la Amafore casi la mitad de las cuentas de trabajadores que están en una administradora de fondos están inactivas, lo que los perjudicará a la hora del retiro.

Óscar Franco destacó que existen dos buenos caminos, incrementar la edad de retiro y que el gobierno, las empresas y las personas aporten más para la vejez. Pero también reconoce que son temas políticamente difíciles y una prueba de ello son los disturbios que se generaron en Europa.

Quién debe aportar para las pensiones es una pregunta de economía política, respondió Franco, pero lo lógico sería que todos pusieran su granito de arena y eso se verá con los años.

Manejo del estrés

Da clic en la infografía para ver más grande.