El fondo de rescate de la zona del euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), autorizó este martes el pago de 2,719 millones de euros (2,954 millones de dólares) a Grecia para la recapitalización de su banco nacional.

Sin embargo, se necesitaban 4,600 millones de euros (4,998 millones de dólares) en capital adicional para garantizar su solvencia en caso de que el país heleno se enfrente a una nueva crisis.

La mitad de ese valor, estimado por el Banco Central Europeo (BCE), ha podido ser levantado con medios privados, buenos resultados trimestrales y un rescate interno.

Con la recapitalización del Banco Nacional de Grecia, las cuatro entidades sistémicas en el país deberían poder mantenerse de nuevo por sí mismas , afirmó Klaus Regling, director gerente del Mede.

El organismo con sede en Luxemburgo sostiene que la buena salud de los bancos es crucial para la recuperación económica de un país al dar nuevos préstamos a los negocios .

Grecia dispone aún de 4,600 millones de euros del fondo de 10,000 millones reservado por la zona del euro para la estabilización de su sector bancario.

Levantan control de capitales

Además del anuncio del pago a cargo del Mede para la recapitalización del banco nacional, el Ministerio griego de Finanzas anunció un levantamiento parcial del control de capitales, en vigor desde junio para las transacciones bursátiles, pero mantuvo la prohibición de ventas a corto descubiertas de acciones bancarias.

Se levantan las limitaciones para las transacciones en los mercados griegos , estipuló un decreto hecho público.

Esta flexibilización del control de capitales impuesta por el gobierno en junio para prevenir el pánico bancario, en un contexto de amenaza de salida de Grecia de la zona euro, permitirá a los inversionistas comprar acciones bursátiles en Atenas con dinero procedente de cuentas bancarias en Grecia.

Los operadores griegos debían desde junio utilizar dinero de cuentas en el extranjero o no depositado en los bancos. No obstante, los inversionistas seguirán sin poder sacar del país el dinero que obtendrían de la venta de acciones.

Instaurado el 29 de junio, el control de capitales limita a 420 euros por semana los fondos que los griegos pueden retirar de sus cuentas bancarias, ha sido desde entonces varias veces flexibilizado, en particular para empresas exportadoras o inversionistas en el sector inmobiliario.