La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como Ley Fintech, se pensó para complementar las acciones y beneficios de la reforma financiera, informó el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, quien solicitó al Senado de la República poder participar en el análisis, dictaminación y eventual aprobación de este marco jurídico.

La Cámara de Senadores recibió del presidente Enrique Peña Nieto esta iniciativa de ley, la cual fue turnada a las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público, de Ciencia y Tecnología, y de Estudios Legislativos, primero, para que sea estudiada y posteriormente dictaminada.

De acuerdo con los procesos legislativos, los senadores de dichas comisiones son los encargados de revisar el texto para elaborar y aprobar un dictamen final que, a su vez, debe ser estudiado y sometido a votación por el pleno de la Cámara de Senadores.

Una vez culminado el proceso en el Senado de la República, se envía una minuta a la Cámara de Diputados.

La Ley Fintech fue planteada con la intención de otorgar un espacio regulatorio para que la innovación a través de tecnologías y de los servicios financieros se desarrolle y florezca.

De acuerdo con la propuesta, las instituciones de fondos de pago electrónico realizarán servicios de emisión, administración, rendición y transmisión de fondos de pago electrónico. Se deberá entender como fondos de pago electrónico al valor monetario emitido a la par contra la recepción de moneda de curso legal, que servirá para hacer pagos y transferencias.

Establece que las instituciones de tecnología financiera (ITF) tendrán la capacidad de operar con activos virtuales; es decir, con representaciones de un valor digital verificables, no se encuentran emitidos ni respaldados por ningún banco central o entidad financiera —no tienen curso legal— y, a pesar de ello, generan unidades para su intercambio debido a su aceptación por el público.El bitcoin es un ejemplo.

En materia de protección al usuario de los servicios ofrecidos por las ITF, señala que su supervisión se someterá a las facultades de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, por lo que se emitirá regulación secundaria relacionada con la formalización de las relaciones jurídicas y la solución de controversias.

Al comparecer ante el pleno del Senado con motivo de la Glosa del Quinto Informe de Gobierno, el secretario Meade Kuribreña expuso que dentro del sector fintech actualmente se identifican algunas instituciones que se dedican al financiamiento colectivo y algunos establecimientos que facilitan el pago electrónico. “Unas y otras, lo hacen sin el beneficio —para sí mismas y para la sociedad— de un marco normativo que les dé mejores espacios de certeza”.

Por ello, estarían reguladas en la propuesta de ley; “esa iniciativa reconoce la importancia de que le demos marco a las operaciones con activos virtuales y se propone sea el Banco de México quien lo haga.

“Se busca que la iniciativa guarde un buen equilibrio entre salvaguardar los intereses de los usuarios de estos servicios que hoy se ofrecen en esta plataforma y la posibilidad de mantener flexibilidad que les permitirá seguir creciendo”, enfatizó.

A senadores de la República, el titular de la SHCP solicitó “la posibilidad de trabajar con ustedes en su análisis y eventual dictaminación y aprobación”.

No sobrerregular

El Ejecutivo considera que es de suma importancia, a la par de tratar de poner orden en el sector, no sobrerregularlo.

“Es de suma importancia destacar que la sobrerregulación de este sector podría traer como consecuencia un resultado opuesto al fin que persigue”, destaca.

En la justificación, el documento precisa que una sobrerregulación podría dañar el mercado financiero y provocar un desincentivo de la inclusión, además de que crearía barreras que pudieran resultar insuperables para los emprendedores y para quienes deseen operar con alguna de las figuras reconocidas.