Washington, DC. Las calificadoras pusieron a revisión la perspectiva de la nota de México hace unas semanas, colocándola en Negativa. Se refirieron a la combinación de bajo crecimiento económico e incremento de la deuda. José Antonio Meade habla con El Economista de ambos temas: La deuda ha crecido, pero está muy bien balanceada, en cuanto a plazos somos el país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que, en promedio, tiene deuda con vencimiento a más largo plazo. Hemos seguido reestructurando para conseguir mejores condiciones. Eso fue lo que hizo Petróleos Mexicanos (Pemex) la semana pesada. No hay presiones de pago para las finanzas públicas .

La depreciación del tipo de cambio ha aumentado el costo del servicio de la deuda mexicana, reconoce el Secretario de Hacienda y Crédito Público, aunque enfatiza que tres cuartas partes se encuentran denominadas en moneda mexicana, esto es muy importante. Demuestra confianza en quien emite la deuda y en la moneda mexicana, confianza que va más allá de la coyuntura .

En el corto plazo, no hay un factor que produzca más nerviosismo que Donald Trump, estamos preparados, listos para reaccionar . Del crecimiento, explica: el contexto internacional ha sido adverso, históricamente el Producto Interno Bruto (PIB) de México ha estado muy correlacionado con la producción industrial de Estados Unidos, que ahora está en menos 1 por ciento. Estamos creciendo en un contexto en el que el mundo no crece, en buena medida porque el mercado interno se ha convertido en un motor. La economía mexicana es 25% mas grande de lo que era hace seis años. Eso no es poca cosa (...) si yo hubiera crecido 25% más, podría jugar basquetbol .

El crecimiento mundial ha sido muy pequeño, por un periodo muy largo y ha beneficiado a muy pocos, dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. Ésta es una de las frases de la reunión conjunta del Banco Mundial y el FMI. ¿Cómo aplica esto para México?,

Lo cierto es que la frase está dirigida principalmente a Europa, para el caso de México se asume como reto, es crecer más y lograr que muchas personas que no han tenido los beneficios del crecimiento accedan a ellos...México tiene una política social que es muy incluyente y que tiene varios años aplicándose. El reto es que sea más eficiente, con más calidad, el desafío es que haya más opciones de acceso a los bienes y servicios públicos.

La molestia social con la marcha de la economía y con la globalización ha sido uno de los temas más comentados en Washington, en el marco de esta cumbre. ¿Qué opina el secretario de Hacienda?

Para mí es un gran avance. Hace años, la discusión se enfocaba en encontrar el mejor balance entre política fiscal y política monetaria. Ahora se reconoce que la política económica tiene un impacto en la política y que ésta afecta la marcha de la economía. Es muy importante que se reconozca esta complejidad. No hay recetas universales que sirvan para todos.

¿Cómo recibe Washington al secretario de Hacienda de México en el 2016, comparado con el 2012?

En mi primer periodo en la Secretaría de Hacienda, a México se le hacían observaciones sobre la enorme dependencia de los ingresos petroleros para el sector público. También se le insistía en la necesidad de hacer reformas estructurales. Ahora ésos ya no son temas, hay un reconocimiento a las reformas y al crecimiento que se tiene en un contexto donde predomina el estancamiento.

José Antonio Meade regresa a Hacienda, luego de haber estado en Relaciones Exteriores y en la Sedesol, ¿Cómo aplica esta experiencia reciente, en el contexto de las exigencias a la política económica desde Hacienda?

Relaciones Exteriores tiene una larga historia de vinculación a la economía. Hace mucho tiempo estuvo a cargo de la gestión de la deuda externa, ahora se ocupa entre otras cosas de la imagen de México en el extranjero, que mucho tiene que ver con la confianza y el crédito al país (...) De la política social encuentro un campo enorme de trabajo: el reto de hacer más eficiente el gasto y los programas y, por supuesto, el desafío de atender a grupos que no han podido tener las oportunidades que la economía genera .

México no necesita un Consejo Fiscal

No es una buena idea crear un Consejo Fiscal, dice el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade.

México acredita varios lustros de manejo profesional y responsable de la política fiscal. Hemos construido instituciones que funcionan. En vez de generar certidumbre, podríamos generar dudas, si aceptaremos algo que podría ser tomado como una ocurrencia .

Mi respuesta no es un no definitivo, pero mi opinión es que México no necesita un Consejo Fiscal Independiente. Tenemos un grupo en el Congreso que hace recomendaciones, además de que estamos siendo monitoreados constantemente. Somos la economía número 14 en el mundo, en la OCDE se nos reconoce como un ejemplo en el manejo de la política económica , añade.

[email protected]