El inversionista institucional mexicano es mucho más conservador al tomar riesgos que el inversionista institucional extranjero, consideró Carlos Ibáñez, director de Banca Corporativa para Bank of America-Merrill Lynch en México.

El ejecutivo comentó: Hemos percibido que el inversionista extranjero le da mucho mayor peso a la estabilidad de la economía mexicana y a la posibilidad de crecimiento, que los mismos portafolios mexicanos .

En México uno de los principales inversionistas son las administradoras de fondos de ahorro para el retiro (afore), las cuales invierten en varios sectores económicos clave como consumo, vivienda, turismo y telecomunicaciones, a través de la Bolsa Mexicana de Valores.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), las afores tienen invertido 186,000 millones de pesos en instrumentos de deuda bursátil; en inversiones de renta variable en la Bolsa suman 103,000 millones de pesos, mientras que los nuevos Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes) alcanzan 15,000 millones de pesos.

Todo lo anterior suma 304,000 millones de pesos canalizados por las afores a empresas mexicanas de distintos tamaños, al mes de junio del 2010.

Ibáñez detalló que los mercados internacionales reconocen a la economía mexicana como estable, ligada claramente al ciclo económico de Estados Unidos, sin grandes déficit fiscales y con un potencial de crecimiento importante.

Sin embargo, los inversionistas mexicanos ven con menos atención las colocaciones de deuda de las empresas que no son calificadas como AAA , esto a causa de la regulación interna para las afores, como por la postura conservadora que tratan de mantener frente a la inestabilidad de los mercados en los últimos años.

Nosotros el año pasado pudimos colocar deuda de varias empresas mexicanas en el mercado estadounidense, aun sin contar con grado de inversión; sin embargo, estas mismas empresas no hubieran podido colocar en el mercado de certificados bursátiles mexicano , dijo Ibáñez.

Ejemplificó con las colocaciones de deuda que realizó BofA en Estados Unidos, de las empresas Axtel y Kansas City, con calificaciones de B y BB , muy abajo del grado de inversión que solicitan los inversionistas nacionales, las cuales si hubieran emitido certificados bursátiles, difícilmente el mercado institucional mexicano lo compra , aseguró.

[email protected]