La inversión extranjera directa en Brasil cayó a su nivel más bajo en cinco años en junio, mostraron cifras del Banco Central, mientras que las entradas de cartera en acciones y bonos del país subieron a su nivel más alto este año.

La inversión extranjera directa neta (IED) totalizó solo 174 millones de dólares en junio, dijo el banco central, mucho menos que la estimación de 2,500 millones de dólares en una encuesta de Reuters a economistas y el nivel más bajo desde julio del 2016.

Basado en datos parciales de julio, el banco central dijo que espera entradas de IED de 4,700 millones de dólares este mes.

Las cifras del banco central para junio muestran que Brasil atrajo 5,100 millones de dólares en acciones y bonos nacionales, divididos equitativamente entre las dos clases de activos. Esa fue la mayor afluencia desde noviembre pasado.

La economía más grande de América Latina registró un superávit en cuenta corriente de 2,800 millones de dólares en junio, dijo el banco central, menos que el pronóstico de 3,500 millones de dólares en una encuesta de economistas de Reuters.

Fue el tercer superávit mensual consecutivo y significó que el déficit en el año hasta junio fue de 1.27% del producto interno bruto, sin cambios con respecto al mes anterior y el déficit más pequeño como porcentaje del PIB desde enero del 2018. El banco central dijo que espera un superávit de 1,300 millones de dólares en julio.

De la misma forma se informó que Brasil registró en el primer semestre de 2021 un déficit de 6,975 millones de dólares en sus transacciones con el exterior. En comparación con los primeros meses del 2020 en los que el déficit fue de 13,261 millones de dólares.

En junio Brasil obtuvo un superávit de 2,791 millones de dólares en su balanza de cuenta corriente, a un nivel más bajo del saldo positivo de 3,056 millones de dólares del mismo período del año pasado.

Tras la caída histórica del PIB de 4.1% en 2020, el resultado de junio fue el tercer superávit mensual consecutivo y reflejó la recuperación de la economía brasileña.

En el acumulado de doce meses hasta junio de 2021, el déficit de Brasil en sus transacciones con el exterior se ubicó en 19,600 millones de dólares, el equivalente al 1.27 % del PIB, el menor porcentaje en esta relación desde enero de 2018. El déficit en cuenta corriente de Brasil llegó a ser de 53,800 millones de dólares en los doce meses entre julio de 2019 y junio de 2020, el equivalente al 3.25 % del PIB.

Cabe mencionar que en el informe sobre las inversiones en el mundo de la UNCTAD, la IED en Brasil durante 2020 cayó 62% a 25,000 millones de dólares, afectadas por la desaparición de las inversiones en extracción de petróleo y gas, suministro de energía y servicios financieros.