Sólo cuatro gobiernos estatales presentaron algún tipo de propuesta para elevar ingresos propios en sus programas económicos 2013. Se trata de Baja California, Sonora, Nuevo León y Chiapas, evidenció la calificadora Moody’s Investor Service.

Varias de las iniciativas están en discusión y no nos permiten aún observar una tendencia generalizada desde el punto de vista crediticio (…) Moody’s considera que de aprobarse podrían constituir un factor positivo , advirtió la analista María del Carmen Martínez Richa.

Al interior de un comentario especial titulado Iniciativas presupuestales estatales para incrementar ingresos propios podrían marcar el inicio de una tendencia positiva , precisaron sin embargo que estas acciones, que incluyen aumento en impuestos y aplicación de otros, no generan presión a la alza en las calificaciones ni revierten por sí mismas el deterioro financiero observado recientemente .

Las cuatro calificaciones se encuentran con perspectiva negativa , lo que significa que los riesgos financieros negativos pesan más sobre sus fortalezas y que en un lapso de 24 a 18 meses podrían sufrir una degradación.

Pero sí son un claro compromiso para incrementar sus ingresos y revertir las tendencias de déficit financieros, aseveró.

LAS PROPUESTAS

Así, según los programas económicos del 2013, en Baja California se aprobaron aumentos en las tasas de varios impuestos, como el que gravaría la explotación de materiales pétreos, el de casinos y el de la educación media y superior.

En Sonora, se aprobó el nuevo gravamen a la extracción de materiales pétreos; el de actas de defunción; revalidación de placas, Impuesto Sobre Nóminas o licencia de conducir y el cobro de la tenencia vehicular.

Para el estado de Nuevo León, se aumentó la tasa del Impuesto Sobre Nóminas y la del impuesto Predial.Y en Chiapas se reactivó el cobro de la Tenencia vehicular, luego de un año de no cobrarse.

A MAYOR RECAUDACIÓN, ?MÁS PARTICIPACIONES

La especialista refirió que los estados mexicanos destacan por su bajo nivel de ingresos propios, que constituyen apenas 7.6% de los ingresos totales.

Al aumentar los ingresos propios, los estados podrían incrementar su flexibilidad financiera y con ello su capacidad de respuesta a choques externos.

Además, podrían recibir mayores ingresos por participaciones, abundó, ya que la fórmula de distribución de estas transferencias toma en cuenta el esfuerzo recaudatorio y podría traducirse en mayores ingresos no etiquetados en el mediano plazo.

No obstante, recomendó que estas medidas vengan acompañadas con acciones de control de gasto, lo que podría regresar la perspectiva de las calificaciones de ‘negativa’ a ‘estable’ , aunque no en el corto plazo.

[email protected]