La inflación, que en la primera quincena de mayo llegó a 6.17%, es una de las más altas de los últimos años; sin embargo, no está desanclada ni fuera de control, expuso Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico).

Durante su participación en la Reunión Nacional de Consejeros de BBVA Bancomer, el banquero central explicó que lo que ha impulsado la inflación en los últimos meses son los precios relativos, como los incrementos registrados en productos agropecuarios y energéticos, entre otros, los cuales previó que no seguirán.

Lo que ha jalado más la inflación es el comportamiento de la inflación no subyacente. Pensamos que eso no va a continuar. Los precios de las gasolinas mes con mes están siendo más razonables. Ha habido choques agropecuarios, pero esos se diluyen relativamente pronto y lo mismo sucede con las variaciones del autotransporte , detalló.

En este sentido dijo que hay una buena probabilidad de que la inflación converja hacia la meta de 3% hacia finales del 2018, con un descenso que comenzaría en los próximos meses y más pronunciadamente a inicios del próximo año.

Los analistas son aún un poco más cautos. Hay consenso de que vamos a regresar al intervalo del Banco de México, y que de alguna manera se confirme que la serie de choques recibidos han sido transitorios y que junto con la acción del banco, se ha logrado que el efecto en la inflación sea transitorio , refirió.

Carstens destacó tres periodos desde que inició el aumento de la inflación: uno de junio del 2014 a diciembre del 2015, cuando empezaron los rumores de una normalización de la política monetaria en Estados Unidos, lo que inició una apreciación abrupta del dólar y la caída brutal en los precios del petróleo; el segundo, de enero a octubre del 2016, con la elección presidencial de Estados Unidos como marco central, y su efecto en el tipo de cambio, y un tercer periodo que aún se vive, incidido principalmente por la incertidumbre de la relación comercial México-Estados Unidos, y el incremento de los precios en los productos mencionados.

Esto ha llevado, dijo, a 10 meses consecutivos con inflación al alza, llegando en la primera parte de mayo a 6.17 por ciento.

Argumentó que desde la conducción de la política monetaria, el banco central debe concentrarse en anclar las expectativas, sobre todo de mediano y largo plazos.

El banquero precisó que las acciones del Banxico tomadas hasta ahora no deberían afectar la actividad económica en el mediano y largo plazos, si las expectativas de inflación están bien ancladas.

Lo que debería suceder en las tasas es ver un apalancamiento de la curva, las de largo plazo no deberían verse afectadas tanto y las de corto sí. Es lo que hemos visto en nuestra economía. Las tasas de corto plazo son las que han subido, pero las de largo han estado estables. Las acciones del Banco de México están rindiendo los frutos esperados .

Carstens mencionó que si el Banxico no hubiera hecho nada desde que comenzó a subir las tasas de interés, en diciembre del 2015, cuando ya se vislumbraba un alza de la inflación, hoy ésta se ubicaría en alrededor de 8 por ciento.

También estaríamos con una inflación muy alta a finales del 2018. Pero con lo que hemos hecho estamos en trayectoria hacia la convergencia del 3 por ciento .

Añadió: El banco ha venido haciendo su trabajo, un trabajo que no siempre es fácil por el rezago con el que actúa la política monetaria sobre la economía .

BBVA reconoce trayectoria

BBVA Bancomer reconoció la trayectoria de Agustín Carstens y su labor al frente del Banxico. En unos meses el banquero central se irá a Suiza al Banco de Pagos Internacionales.

[email protected]