Los ejecutivos de finanzas advirtieron que el 2014 será un mal año para el Banco de México. Estimaron que debido a los efectos de la reforma fiscal la inflación tendrá un impacto de entre 55 y 65 puntos base sobre la inflación, con lo cual los precios al consumidor llegarán a tocar el punto más alto de 5% para cerrar el año en 3.9 por ciento.

Consideraron que las reformas podrían tener el mismo efecto benéfico que tuvo el Tratado de Libre Comercio en su momento, sobre todo la energética. Sin embargo,advirtieron que esto no será palpable de inmediato y por lo mismo no se deben de crear expectativas a corto plazo, ya que tardará un lustro en surtir los efectos que se esperan.

El vicepresidente del Comité de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Jonathan Heath, estimó que en el primer trimestre del año se resentirá más el incremento de la inflación por el aumento del boleto del metro porque no terminó de sentirse su efecto y las medidas fiscales. Es factible que para enero, febrero y marzo, la inflación esté cerca de 5%, aunque será un impacto de una sola vez , consideró.

Dijo que si bien se espera que para el cierre de año baje la inflación, ese proceso no será tan rápido. De ahí que al banco central se le dificultará la tarea, ya que los impactos transitorios podrían contagiar el proceso de precios con efectos secundarios. Lo anterior aunado a que la Reserva Federal seguirá con el retiro del estímulo monetario. Banxico tarde o temprano tendrá que seguir la misma ruta .

Dijo que la tasa de referencia permanecerá sin cambio durante este año, pero si la modifica lo más probable es que la suba.

En cuanto a las estimaciones de crecimiento, Heath ratificó la meta del IMEF de 3.4% para este año, menor a 3.9% del gobierno que según el especialista es muy optimista. Estableció que si en los primeros meses del año el PIB no muestra signos que apunten a que se cumplirá el objetivo, puede ser perjudicial para las expectativas.

El presidente del IMEF, Daniel Calleja, refirió que ahora que se cumplen 20 años de la firma del TLC, se tiene una gran oportunidad con las reformas. El TLC cambió radicalmente el modelo de crecimiento del país, afirmó, y la reforma energética podría perfilarse así, sólo falta que se instrumente bien.