La inflación de México en diciembre fue la tercera más alta de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al ubicarse en 3.4% a tasa anual, sólo superado por Turquía (8.5%) y Noruega (3.5 por ciento).

En el comparativo mensual, se observa que la inflación de México se ubica por arriba del promedio de los países de la organización, que fue 1.8 por ciento.

Es decir, esta variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de diciembre casi duplica al promedio general de los países OCDE y está lejos del registro de Israel, negativo en 0.2 por ciento.

Los analistas de la entidad destacaron que una presión importante de la inflación entre los países miembros fue la variación al alza de los precios de energéticos.

Éste es el caso de Estados Unidos (EU), donde la variación en los precios llegó al objetivo de la Reserva Federal de 2%, mismo que el banco central tiene como uno de los detonantes para la normalización de tasas.

Según la medición de la OCDE, éste es el cuarto mes consecutivo que la inflación general de EU registró variaciones positivas, lo que permitió que alcanzara una tasa anual de 2.1 por ciento.

Energéticos, también líder

De acuerdo con la OCDE, México terminó el 2016 con una de las ocho inflaciones de energéticos más importantes entre los países miembros.

De hecho, en diciembre hiló cuatro meses de alzas visibles en la presión de precios de energéticos como la gasolina, gas y electricidad.

La fluctuación de los precios de energéticos de México, reportada por la entidad en 2.4% anual, se ubica lejos de la que registró el líder grupal en el mismo mes, que fue Noruega, con 16.4%, y se encuentra debajo de la media de los países OCDE en este segmento, donde la variación es de 3.3 por ciento.

De acuerdo con el comparativo mensual de inflación de los países miembros, los precios de energéticos de México al cierre de diciembre incorporan un aumento desde 1.8% que fluctuó el indicador en noviembre.

Esta medida de la OCDE incluye precios de gasolina, gas y electricidad. En el comparativo, especialistas de la OCDE destacan que el alza de los precios de energéticos empujó a la inflación anual del grupo a 1.8% en diciembre .

Esta tendencia al alza registrará un impulso en el 2017, resultado de la liberalización del precio de gasolina este año, anunciado a fines de diciembre del 2016.

Entonces, el gobierno federal explicó que comenzará con un solo precio máximo en enero y hasta el 3 de febrero del año. Luego, en el segundo mes, habría dos actualizaciones semanales y a partir del 18 de febrero, se determinarán de manera diaria.

El aumento de precios motivará un incremento de la inflación general según analistas que podría llevarla por arriba del límite permisible del Banco de México, hasta a 5.24%, tal como recogió el mismo instituto central en su reciente encuesta de especialistas del sector privado.