Los precios al consumidor en Estados Unidos se dispararon 7.0% en los últimos 12 meses con cierre a diciembre del 2021, el alza más alta desde 1982.

Los precios de la energía subieron 29.3% y los de los alimentos 6.3%, según el índice CPI divulgado el miércoles por el Departamento de Trabajo. Si se excluyen estos sectores volátiles, la inflación subyacente alcanzó 5.5%, su nivel más alto desde febrero de 1991.

El presidente Biden aseguró, al conocerse estos datos, que se registran algunos progresos en el combate a la inflación, al comparar cifras mensuales.

En una declaración, el mandatario destacó una reducción significativa en la inflación el último mes.

“El informe de hoy demuestra que estamos haciendo progresos”, pero “al mismo tiempo, (...) tenemos más trabajo por hacer pues los aumentos de precios todavía son demasiado altos y presionan los presupuestos de las familias”, sostuvo.

El informe de coyuntura de la Reserva Federal conocido como Libro Beige publicado este miércoles señaló, en efecto, que más comercios comenzaron a notar una desaceleración en los aumentos de precios a finales del 2021.

La oposición republicana en tanto, reprocha al Presidente demócrata una política expansiva del gasto, y critica lo que llama la “Bidenflation”.

“Joe Biden no parece preocuparse de que los estadounidenses no puedan permitirse nada, desde gasolina hasta productos alimenticios”, tuiteó el Partido Republicano.

La demanda, sin embargo, sigue muy sólida, con cuentas bancarias reforzadas por ayudas oficiales.

La inflación, que muchos economistas, incluyendo los de la Casa Blanca y de la Reserva Federal, consideraban como un fenómeno transitorio, se volvió el enemigo público número uno.

El objetivo inflacionario de la Fed se ubica en 2% anual, muy por debajo del registro publicado ayer.

En diciembre, sin embargo, la inflación se desaceleró en comparación con noviembre, a 0.5% frente a 0.8 por ciento.

Pero la inflación subyacente fue mayor en diciembre que en noviembre (0.6% frente a 0.5 por ciento).

El índice que mide específicamente los precios de la energía, retrocedió en diciembre y terminó así con una larga serie de alzas, destacó el comunicado del Departamento de Trabajo.

En diciembre fueron sobre todo los precios de la vivienda y los autos usados los que aumentaron más. Los productos alimentarios también contribuyeron al alza aunque subieron menos que en los últimos meses, destacó el informe.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, que tuvo una audiencia en el Senado el martes, prometió actuar si la inflación persiste en el segundo semestre del año. El organismo está dispuesto a aumentar sus tasas más de lo esperado.

Los bancos centrales saben manejar alzas de precios: FMI

Las alzas de las tasas de interés destinadas a combatir la inflación podrían exacerbar la divergencia peligrosa y profundizada en el progreso económico entre las economías avanzadas y en desarrollo, dijo el miércoles la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

Afirmó, además, que la inflación no era un fenómeno universal, sino un problema en varios países y especialmente en Estados Unidos, donde los precios al consumidor aumentaron 7% en los 12 meses a diciembre, el mayor avance anual en casi cuatro décadas.

Georgieva dijo en un evento organizado por el Centro para el Desarrollo Global que la Reserva Federal y otros bancos centrales sabían cómo manejar la inflación, pero podría ser un acto de equilibrio delicado, y el “impacto indirecto en los mercados emergentes puede agregar combustible al fuego”. (Reuters)