Washington, DC. El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) matiza el mejor ánimo del mercado acerca de México y anticipa una desaceleración persistente que llevará al Producto Interno Bruto (PIB) desde 1.3% este año, a una expansión de apenas 1% en el 2018.

Sin duda, el factor externo será generador de incertidumbre en los próximos años. Mejoró el ambiente para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) pero vemos más incertidumbre por los cambios de las políticas migratorias, comerciales y el relevo de gobierno en México , admitió Martín Castellano, subdirector de economistas en el Departamento de América Latina del IIF.

Entrevistado por El Economista, dice que es prematuro y hasta arriesgado anticipar el desenlace de las elecciones presidenciales en México. Pero reconoce la pertinencia de que todos los candidatos envíen señales que generen confianza en los consumidores y en las empresas.

No vemos que el cambio de gobierno genere una situación más crítica (...) Tienen instituciones sólidas que pueden garantizar que la estabilidad se mantenga más allá del signo del gobierno , expuso.

Las previsiones del IIF se encuentran lejos de las que tiene el sector público, contenidas en sus Precriterios Generales de Política Económica para el 2018.

Ahí, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ve un crecimiento del PIB entre 2 y 3%, donde el piso está por arriba de la previsión que hoy tiene el IIF.

Calificación, amarrada al PIB

En las oficinas principales del IIF, refiere como un reto de México la mejora del déficit público.

En este contexto, el especialista considera que mejorar el manejo del gasto público ayudará para tener una situación fiscal balanceada.

Sobre la nota soberana de México, que está en perspectiva Negativa en las tres grandes calificadoras, ponen mucha atención a la parte fiscal y la generación de ingresos, que está estrechamente vinculada al crecimiento.

En el entorno de menor expansión económica, matizó, será importante cumplir la meta fiscal del superávit primario, continuar la reducción del déficit fiscal y que se logre la reducción en la relación de la deuda pública con respecto al PIB.

En líneas generales, ponen atención a la parte fiscal y al crecimiento, y puede ser la reducción del PIB y una menor recaudación lo que impacte. Por ello, descarta anticipar el paso a seguir por las agencias, pues dependerá del desempeño de la economía.

A dos días de que inicien las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en esta capital, el economista precisa que cada país define las instituciones que mejor se adapten a la idiosincrasia y restricciones, y ahí no hay recetas únicas.

Con el marco institucional actual de México se ha avanzado mucho y ha permitido progresos en muchos aspectos y correcciones en instituciones fiscales que ya existen , finalizó.

[email protected]