Los bancos centrales de América Latina se verán particularmente presionados para aplicar políticas monetarias más estrictas conforme se materializa una reforma fiscal de mediano plazo, advirtieron economistas del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

Al interior del análisis titulado “El reto de la inflación”, explicaron que estos cambios en la tributación alimentarán la volatilidad persistente en el mundo y los bancos centrales tendrán que aplicar medidas para anclar las expectativas de inflación.

La situación es especialmente destacable para los bancos centrales de México y Brasil, quienes enfrentan “un contexto más desafiante” por las presiones internas que se han gestado a partir de la dispar reapertura de los negocios y la movilidad, refirieron.

“Esperamos que una perspectiva fiscal nublada a mediano plazo y una volatilidad financiera global potencialmente mayor agregarán presión sobre los bancos centrales de América Latina para que regresen a una política monetaria más estricta para anclar las expectativas de inflación”.

Explicaron que “la inflación subyacente persistentemente elevada y las restricciones de movilidad disruptivas también han influido en el aumento de los precios”.

En el acercamiento que hicieron para México, explicaron que la inflación ha subido por presiones de precios agrícolas y energéticos.

ymorales@eleconomista.com.mx