Washington, DC. el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció el compromiso del gobierno mexicano para “mantener políticas amigables con el sector privado” y confirmó su disposición para renovar por séptima ocasión la Línea de Crédito Flexible.

“El compromiso del país que se ha proyectado a través del presupuesto para el próximo año es de continuar con políticas que sean amigables para el crecimiento liderado por el sector privado. No obstante, aún hay mucho por hacer en este tema”, indicó en la conferencia de prensa que marca el arranque oficial de las Reuniones Anuales del FMI, la nueva directora gerente, Kristalina Georgieva.

Respecto a la Línea de Crédito Flexible (LCF), explicó que actualmente la discusión se centra en el tamaño de la suma asegurada a la que México tendrá acceso.

La LCF es una cuenta abierta para México en el FMI por 74,000 millones de dólares, disponibles para su uso en el momento en el que el gobierno de México lo requiera. Pero el contrato está vigente hasta el 30 de octubre de este año.

Al respecto, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó a El Economista que la intención es cerrar el acuerdo con un monto de aseguramiento inferior a 74,000 millones de dólares. Precisó que este fin de semana sostendrá reuniones con la misión de expertos del fondo para cuadrar el acuerdo, pues aun cuando se han moderado los choques externos, quieren mantenerla abierta.

Recordó que sólo dos países mantienen este tipo de facilidad financiera activa: Colombia y México. “El acuerdo desde hace un par de años es ir reduciéndola. Hace un par de años todavía era de 82,000 millones de dólares y hoy es cercana a 74,000 millones. Y sí, estamos negociando una reducción en línea con eso”, dijo Herrera.

El secretario consideró que no será necesario buscar un aumento de las reservas internacionales a partir de esta reducción de la cobertura asegurada por el FMI, pues “el contexto económico actual es mejor al que había cuando se acordó contar con ella”.

La directora gerente reconoció también la pertinencia de seguir reduciendo el monto de aseguramiento que cubre esta facilidad financiera abierta para México, pero enfatizó que “se requiere una gradualidad en la estrategia de sa lida, conforme se disipen los riesgos y la volatilidad”.

Tregua entre EU y China no es suficiente

Durante su conferencia de prensa, Kristalina Georgieva se refirió a la tregua comercial alcanzada entre Estados Unidos y China. Consideró que es una buena noticia, pero que no va a borrar el impacto negativo para la economía global.

El Fondo Monetario Internacional estimó que las tensiones comerciales y sus repercusiones secundarias, como el congelamiento de inversiones o las perturbaciones en las cadenas de aprovisionamiento internacionales, amputarán de aquí al 2020 unos 700,000 millones de dólares del PIB mundial, equivalente a 0.8 por ciento.

“Lo que necesitamos alcanzar no es solamente una tregua, necesitamos una paz”, dijo Georgieva.