Para el 2018, el gobierno federal mantendrá su plan de austeridad para reducir el gasto público y lograr las metas de consolidación fiscal, aseguró José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

(El cinturón) seguirá apretado. La consolidación fiscal implicará un esfuerzo de austeridad, de contención del gasto para alcanzar un menor déficit y para tener por segundo año un superávit primario , expuso luego de presentar el Programa de Financiamiento para el turismo rural.

Refirió que el recorte al gasto público será menor a 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB) y que se seguirán reduciendo los gastos en la burocracia en el rubro de servicios personales, donde se destinan recursos para comunicación social, remuneraciones y salarios de trabajadores del sector público.

Estos recortes permitirán que México se ubique, entre los países latinoamericanos, en la delantera de su curva en materia de consolidación fiscal y eso ayudará a tener más certeza en nuestras finanzas públicas .

Sin detallar si los recortes se concentrarán en el gasto de inversión o en el gasto corriente, Meade mencionó que es posible que se sigan reduciendo el número de plazas del sector público como se hizo en el 2015 y el 2016.

Mencionó que para el próximo año se buscará tener un déficit de 2.5% del PIB para poder concluir el programa de consolidación fiscal. Ello implicará dos tipos de presiones: por un lado, un menor nivel de gasto que aún no sabemos de cuánto será y, por otro lado, las presiones que se tengan, por ejemplo, en el crecimiento de las pensiones dentro del paquete .

Recortes serán menores ?al 2015 y el 2016

En los Precriterios Generales de Política Económica, la Secretaría de Hacienda refiere que para el 2018 habrá un ajuste al gasto por 43,800 millones de pesos con respecto al Presupuesto de Egresos de la Federación del 2017, lo cual equivale a 0.2% del PIB.

Este ajuste se compara favorablemente con el ajuste necesario previsto en Precriterios 2016, por 297,300 millones de pesos o 1.5% del PIB, así como el anticipado en el documento del 2015, por 249,400 millones de pesos o 1.3% del PIB , detalla en el documento.

La dependencia remarca que el ajuste estimado permitirá continuar con la trayectoria de consolidación, ya que para el 2018, los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicarán en 2.5% del PIB y, con ello, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financeros del Sector Público llegarían a 49.2% del PIB.

Presupuesto base cero ?no quedó en el olvido

Meade aclaró que el Presupuesto Base Cero (PBC) no quedó en el olvido como consideran algunos expertos que señalan que realmente no se hizo un cambio en la estructura del presupuesto y el destino de sus recursos.

El PBC nos ayudó a hacer estos ajustes. El haber transitado de un déficit de 4.6% a uno de 2.5% del PIB para el próximo año solamente se pudo hacer sobre la base de este presupuesto y de su elaboración , afirmó.

Destacó que la metodología del PBC ha sido el eje rector para identificar normando y ajustando los espacios de gastos que se requieren para consolidar las finanzas públicas.

Recordó que el Paquete Económico del 2018 se entregará a más tardar el 8 de septiembre de este año, y deberá presentar aspectos como el tipo de cambio, precio de la mezcla mexicana, ingresos presupuestarios, gasto y crecimiento de la economía mexicana.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx