Durante el 2010 el presupuesto ejercido para atender las pensiones de las personas afiliadas al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) llegó a 92,419 millones de pesos, monto 39.1% mayor al asignado originalmente por la Cámara de Diputados, según datos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) obtuvo los recursos faltantes del Fondo de Apoyo de Reestructura de Pensiones (FARP), que opera desde el 2007 y se utiliza para atender las jubilaciones.

En el Informe de Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010 , la Auditoría observa que la SHCP solicitó recursos menores a los requeridos. Recomienda que la dependencia del Ejecutivo elabore un presupuesto que alcance a cubrir las necesidades del Instituto. El objetivo sería evitar recurrir a retiros no programados del FARP, debido a que el número de pensionados está en aumento.

Tan sólo del 2001 al 2010 la cantidad de trabajadores del Estado pensionados pasó de 411,080 a 845,931 personas. La acción de subpresupuestar incumple con los lineamientos de operación del FARP, debido a que no se realiza con racionalidad y austeridad, consigna la ASF en el Informe de Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del 2010 .

DINERO A GASTO CORRIENTE

El mecanismo de presupuestar por debajo las necesidades reales del Instituto ha permitido destinar un monto equivalente a ese faltante al financiamiento de un mayor gasto corriente, el cual no se debió llevar a cabo, de haberse presupuestado correctamente dicha obligación , sostuvo la Auditoría.

De acuerdo con el documento, el gobierno federal es el mayor beneficiario del fondo; por ejemplo, 90.6% de los recursos se destinó para atender las necesidades del ISSSTE, mientras que el IMSS apenas recibió 8.7% y el resto se destinó a un reintegro realizado a la hacienda pública federal.

Por lo anterior, la Auditoría recomendó establecer los criterios de asignación y montos máximos a disponer, con objeto de que se distribuyan los recursos de una manera equitativa y transparente.

A su vez la SHCP explicó a través de un documento enviado a la ASF que los techos de gasto de las dependencias y entidades no pueden ser mayores a los ingresos, aún cuando las necesidades sean superiores a las asignaciones aprobadas. Argumentó que la Cámara de Diputados es la responsable de analizar, modificar y aprobar el gasto.

Pese a la justificación de Hacienda, el dictamen de la ASF fue negativo, debido a que se incumplió con las normas de operación del FARP.

EN EL 2011 YA CORRIGIÓ SHCP

Nicolás Kubli Albetini, titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de la SHCP, informó que durante el 2011 no se requirieron recursos del FARP, debido a que el presupuesto asignado alcanzó a cubrir las necesidades del Instituto.

Dijo que este año no se contempla solicitar recursos del fondo, debido a que se realizó una estimación acertada sobre los requerimientos para este periodo. El presupuesto asignado para el ISSSTE es de 141,400 millones de pesos, de los cuales más de 100,000 millones son para atender el pago de pensiones y jubilaciones.

Actualmente los recursos que integran el Fondo de Apoyo para la Reestructuración de Pensiones superan los 25,000 millones de pesos y al cierre de este año podría llegar a 27,000 millones de pesos, destacó el funcionario federal.