El aumento de 2 centavos en el desliz en el precio de la gasolina Magna tendrá una mayor incidencia en el presupuesto familiar. La gasolina de mayor consumo en el país costará 12.13 pesos el litro en diciembre del 2013, 11.3% más con respecto al cierre del 2012. Con ello, se colocará tres veces por encima de la inflación general, cuyo rango se espera de 3 a 4 por ciento.

Dentro del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), la gasolina tiene una ponderación de 3.68%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Es decir que el gasto en gasolinas representa 3.68% del presupuesto total de las familias.

Tan sólo entre noviembre del 2011 y el mismo mes del 2012, el precio de la gasolina Magna presentó un aumento de 11.27%, es decir, por arriba de la inflación general, que tiene una tasa anual de 4.18 por ciento. La Premium, la gasolina de menor consumo, reportó un incremento de 6.92% en los últimos 12 meses y tiene una ponderación de 0.51% en el INPC.

Sin embargo, el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Miguel Messmacher, afirmó que el aumento de 9 a 11 centavos en el desliz mensual de las gasolinas vigente desde el pasado sábado, no será motivo de mayor inflación. En particular, el efecto del ajuste que estamos haciendo implica un impacto mensual sobre la inflación de cerca de 0.01% mensual , precisó.

Messmacher consideró que el efecto inflacionario de este ajuste que se está realizando en el desliz es bastante moderado .

Aseguró que Hacienda no espera que represente una presión inflacionaria significativa. Para especialistas del Tecnológico de Monterrey, lo importante es que dicho efecto no se traslade a otros precios.

En cambio, el Instituto Mexicano de la Competitividad destacó que la evidencia muestra que los aumentos al precio de las gasolinas no se traducen en crisis inflacionarias en México. En los años 90 mientras el precio de los combustibles aumentó 62%, la inflación creció 27 por ciento.

Sube energético

La volatilidad, el repunte en precios de hidrocarburos y el tipo de cambio impulsan los subsidios. Los precios de las gasolinas y el diésel son administrados y están regulados en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, por lo que, ante los shocks económicos internos o externos, los ajustes son lentos.

En contraste, en Estados Unidos, la determinación de los precios de estos petrolíferos responde a un sistema que se ajusta automáticamente ante dichos shocks.

La existencia de estos sistemas opuestos de determinación de los precios en México y en EU explica la existencia del subsidio a las gasolinas y el diésel en favor de los consumidores del país, lo cual se genera cuando los precios de estos petrolíferos son menores en México que en EU.

ARGUMENTA LA SHCP

Aún con aumento, es más barata que en EU

Aún con el aumento de 2 centavos en el desliz mensual al precio de la gasolina que desde el sábado pasado se vende en 10.92 pesos por litro (Magna), México vende al público en general la gasolina más barata en comparación con Estados Unidos, dijo el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Miguel Messmacher.

En conferencia de prensa, destacó que, ajustado por estacionalidad, en Estados Unidos la Magna estará por arriba de 10% sobre el precio del mismo tipo de combustible que se vende aquí. En el caso de la Premium, estimó que su costó en EU será superior en 14% al del precio doméstico. El diésel será 17% más caro allá.

SUAVEMENTE

El funcionario no especificó la línea que se seguirá hacia adelante en la política de desliz, que siempre se ha procurado que sea de suavización de precios . Los futuros aumentos se darán, si fuera el caso, en función del costo-oportunidad asociado con los precios internacionales de la gasolina y al factor de la inflación, expuso.

Aclaró que, por el momento, se mantendrán los ajustes graduales y suaves. No necesariamente tenemos por qué estar esperando que va a haber una trayectoria ascendente permanentemente en los deslices; sino que dependerá, en buena medida, de qué es lo que esté pasando con el costo de oportunidad y con el costo internacional de los combustibles , estableció.

Al aumentar los precios de forma gradual, explicó, se busca atenuar el impacto de los mayores precios internacionales de los combustibles sobre las finanzas de las empresas y el bolsillo de los hogares. Y, al mismo tiempo, apuntó que es necesario que se observe un incremento en el precio de las gasolinas y el diésel para evitar un deterioro permanente de las finanzas públicas del país, ya que recordó que tan sólo el subsidio a las gasolinas ascendió a 206,000 millones de pesos al cierre de noviembre del 2012.

Lo anterior, manifestó el Subsecretario de Ingresos, tomando en cuenta el contexto mundial de problemas de confianza en los principales países avanzados. Es fundamental preservar la fortaleza de las finanzas públicas de México y, con ello, brindar certidumbre a todos los mexicanos, argumentó Messmacher.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]