Los líderes del Grupo de los Ocho (G-8) reunidos en Francia presionaron a Grecia para que solucione su problema de deuda, al afirmar que ésta, sumada a las deudas de otros gobiernos europeos, suponía un peso negativo para la economía mundial.

En una reunión con la prensa en la ciudad de Deauville, el subsecretario del gabinete de Japón, Tetsuro Fukuyama, expresó que los líderes de los siete países más industrializados y Rusia concordaron en que Grecia debe hacer más para salvar sus asuntos financieros.

Además, debe trabajar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para remediar su crisis.

El gobierno helénico convocó el viernes a reuniones de emergencia con la oposición mientras se acercan los plazos de pago.

En tanto, las autoridades europeas han advertido que la ayuda podría ser retenida para Grecia, un país cuyo mejor panorama son muchos años de austeridad, con una reducción en el gasto público y menores beneficios a su sociedad, lo que ha generado un desconcento social.

FMI NEGARÍA AYUDA

Inspectores de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y del FMI están examinando las finanzas de Grecia antes de tomar una decisión en torno del otorgamiento de la porción adicional de 12,000 millones de euros del rescate internacional de 110,000 millones de euros al país.

Grecia enfrenta el riesgo de no recibir el próximo tramo de ayuda financiera del FMI.

Hay pocas probabilidades de que los países europeos puedan compensar los fondos, mencionó el jefe de ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker.

El FMI sólo puede ser activo cuando hay garantías de refinanciamiento para 12 meses , indicó el Presidente del Eurogrupo en una conferencia en Luxemburgo.

En caso de que el FMI no pague su parte del tramo, habría presión para que lo hagan los países europeos que se han mostrado renuentes ante tal posibilidad.

Eso no funcionará porque en ciertos parlamentos -Alemania, Finlandia, Holanda y también en otros- no están preparados para hacerlo , agregó.

Por su parte, el FMI explicó en Washington que no podría prestar fondos a Grecia hasta que obtenga garantías financieras de que los países de la zona euro respaldan el programa de rescate.

Nunca prestamos cuando no tenemos garantías de que no habrá una brecha (financiera).

Así es como mantenemos la seguridad del dinero de nuestros miembros , comentó a la prensa la portavoz Caroline Atkinson.

Grecia enfrenta una crisis de pagos que afecta a otras naciones.