Fitch recortó la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) que de por sí estaba en grado especulativo desde junio del año pasado, y la ubicó en “BB” con perspectiva Negativa.

Advirtió “un debilitamiento del vínculo crediticio entre México y Pemex” que “refleja la demora y la incertidumbre de un apoyo excepcional del gobierno hacia la compañía a la luz de las dificultades financieras que Pemex enfrentará como resultado de la disminución de los precios del petróleo”.

El nuevo escalón donde se encuentran las emisiones de Pemex desde ahora indica al mercado que “tienen una elevada vulnerabilidad a un riesgo de default, particularmente en la eventualidad de cambios adversos a las condiciones económicas y de negocios”.

Pese a encontrarse en este nivel especulativo, uno más bajo del que tenía desde junio, que estaba en “BB+”, le identifican “alguna flexibilidad financiera para dar servicio aún a sus obligaciones”.

De acuerdo con el comunicado, esta rebaja se aplica sobre unos 80,000 millones de dólares en títulos de la petrolera en circulación.

“El downgrade o rebaja de hoy refleja el continuo deterioro del perfil de crédito independiente de la petrolera en medio de la recesión de la industria mundial del petróleo y el gas y los supuestos de precios más bajos del petróleo que tiene Fitch”

En el comunicado, detallan que “Pemex tiene una flexibilidad limitada para navegar la recesión de la industria de petróleo y gas dada su elevada carga fiscal, alto apalancamiento, aumento de los costos de producción de precio por barril y las altas necesidades de inversión para mantener la producción y reponer las reservas”.

Riesgo de nuevo recorte

La perspectiva Negativa que tiene la calificación de Pemex “refleja la vulnerabilidad financiera de la petrolera al entorno actual de precios del petróleo deprimido y la necesidad de la compañía de un apoyo gubernamental, extraordinario y proactivo”, consignaron.

Sostiene que “las acciones de calificación adicionales son posibles en ausencia de un apoyo gubernamental proactivo y extraordinario”.

Debajo del nivel donde se encuentra Pemex aún hay cinco escalones más: “B”, que indica que es altamente especulativo; “CCC” que advierte de un sustancial riesgo crediticio; “CC”, que habla de un muy alto nivel de riesgo crediticio; “C”, que indica un excepcionalmente alto riesgo crediticio y “D” que marca con un default generalizado o no pago.

Mercado ya lo ve más abajo

El vicepresidente y senior portfolio manager en Franklin Templeton, Luis Gonzali, explica que como está el mercado ahora, el riesgo de Pemex ha quedado tan elevado, que el recorte de calificación de Fitch hace muy poca diferencia.

El mercado descuenta aún más recortes, consignó. Los títulos de la petrolera como si la nota estuviera aún más abajo, en “B” que, según la escala de Fitch, refleja que son emisiones altamente especulativas.

“Nosotros hemos insistido que si el gobierno otorga respaldo explícito a la petrolera, bajaría la presión de Pemex”. La tasa larga que paga en pesos sería de 8% en vez de 15% que hoy le exigen. Finalmente, tal como están ahora las cosas, el mercado sigue empujando al gobierno a respaldarle.

[email protected]