El gobernador del Banco Central de Israel, Stanley Fischer, es uno de los hombres más populares en ese país porque se le atribuye un mérito en la economía israelí: logró atravesar la crisis financiera internacional sin mayores daños.

Fischer sorprendió el sábado al anunciar a último minuto su candidatura para sustituir al francés Dominique Strauss-Kahn como Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A este hombre de 67 años y antiguo directivo del FMI muchos lo ven con fuertes posibilidades de imponerse a sus rivales: la francesa Christine Lagarde y el mexicano Agustín Carstens.

Sin embargo, el ministro israelí de Finanzas, Yuval Steinitz, consideró que las posibilidades de Fischer para ser nombrado en el cargo no son muy grandes. Uno de los problemas es su edad. Fischer tiene 67 años, dos años más que el límite impuesto para el puesto , lamentó.

Pero, según el Ministro, el principal obstáculo para Fischer es la naturaleza política de la designación. El verdadero problema es que se trata de una decisión política. Si los criterios fueran sólo profesionales sería difícil encontrar un candidato mejor que Stanley Fischer , explicó Steinitz.

QUIÉN ES FISCHER

Fischer nació el 15 de octubre de 1943 en Rodesia del Norte (actualmente Zambia) y estudió en Gran Bretaña antes de tomar la nacionalidad estadounidense.

En enero de 2005, para poder ser nombrado al frente del Banco de Israel, Fischer se hizo israelí de acuerdo con la Ley del Retorno, que permite a todo judío obtener la nacionalidad cuando se instala en Israel. A pesar de que la ley israelí no admite la doble nacionalidad para los altos funcionarios, el Estado hizo una excepción con Fischer.

[email protected]