La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos anunció el recorte de tasas interbancarias a un nivel de 8%, una medida que permitirá liberar liquidez a las instituciones financieras para estimular que otorguen financiamiento.

En un comunicado, precisó que esta tasa se mantendrá vigente por los próximos dos años, y regresará a niveles de 9% en el 2022.

“Esta transición permitirá que las organizaciones bancarias comunitarias se centren en apoyar los préstamos a hogares y empresas solventes debido a las tensiones recientes en la economía estadounidense causadas por el coronavirus”.

El plan compromete 350,000 millones de dólares en préstamos para que las pymes cuenten con la liquidez para mantener sus plantillas laborales y cubrir sus gastos básicos de alquiler o pago de servicios.

Este nuevo programa de préstamos esta diseñado para apoyar a las pequeñas empresas, de manera que los recursos liberados de los bancos e instituciones de crédito hagan fluir los préstamos.

Las empresas que podrían participar de estos beneficios son las que tienen menos de 500 empleados y los bancos les otorgarían fondeo de corto plazo suficiente para garantizar el salario de los trabajadores y el pago de gastos.

Adicionalmente anunció que está desarrollando el Programa de Protección de Nóminas que está impulsando junto con el gobierno de Estados Unidos. A través de él, se canalizarán más de 2 billones de dólares a los trabajadores para compensar el impacto económico de la crisis.

Estrategia de liquidez

Desde el pasado 3 de marzo, la Reserva Federal ha realizado una serie de intervenciones que van desde el recorte fuera de calendario de las tasas en 150 puntos, para dejarlas en mínimos de 0 a 0.25%, pasando por intercambios de divisas con otros bancos centrales, y esta reducción de tasas entre bancos.

El objetivo de cada una de las medidas ha sido garantizar liquidez suficiente para intermediarios financieros, de manera que pueda a su vez garantizar la colocación de créditos que ayuden a gobiernos estatales, personas y empresas a transitar por la emergencia sanitaria con el menor sobresalto económico posible.

El 19 de marzo, abrió líneas de intercambio de divisas swap con 14 bancos centrales, incluido el Banco de México, que tienen por objeto apoyar a la liquidez en dólares en otros mercados fuera de Estados Unidos, para estimular la demanda de productos y servicios de aquel país.

Analistas de Intercam detallaron adicionalmente las inyecciones de liquidez directas a los mercados de fondeo diario y deuda corporativa que está haciendo la Fed. Explicaron que es en estos mercados donde se presentan mayores riesgos de inestabilidad financiera.

Reponer cadenas de suministro

El director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en ingles) explicó recientemente en una columna publicada en el Financial Times, que las líneas swap anunciadas por los bancos centrales son fundamentales para evitar que se descosa el tejido que mantiene unidas las cadenas mundiales de suministro.

Es en el ámbito doméstico donde cada banco central decide cómo y hacia dónde destinar su liquidez en dólares.

El BIS aseveró que los pasos dados por la Reserva Federal, para entrar en mercados de bonos corporativos, son avances valientes en la dirección correcta. Pero advirtió que faltan muchos más para salvar el último tramo y llegar así a las pequeñas y medianas empresas.

[email protected]