El repunte en los casos de Covid-19 debido a la propagación de la variante Delta y las cifras de inflación más altas de lo esperado en los últimos meses, podría poner en peligro, de acuerdo a especialistas, la recuperación económica de Estados Unidos (EU).

Sin embargo, el presidente de estadounidense, Joe Biden, comentó que su administración vigila de cerca el alza de los precios al consumidor y dijo que espera que la Reserva Federal (Fed) tome medidas en caso de ser necesario.

En un discurso realizado desde la Casa Blanca, Biden señaló que la creación de empleo y el crecimiento económico estadounidense ha sido sostenido durante los primeros seis meses del 2021, además comentó que los paquetes de estímulos fiscales beneficiaron a la reapertura de la economía de su país.

Asimismo, el mandatario insistió en que los miembros de su gabinete aún creen que las presiones inflacionarias actuales se aliviarán con el tiempo, lo cual no implica que subestimen el riesgo que representa.

“Quiero ser claro: mi administración entiende que si tuviéramos que experimentar una inflación descontrolada a largo plazo, eso representaría un verdadero desafío para nuestra economía. Entonces, aunque estamos seguros de que eso no es lo que estamos viendo hoy, nos mantendremos atentos a cualquier respuesta que se necesite”, declaró Joe Biden.

El Presidente estadounidense, también comunicó que el aumento de los precios que se ha registrado en los últimos meses es una consecuencia natural y demuestra la exitosa reapertura de la economía más grande del mundo.

“A medida que nuestra economía se ha recuperado con fuerza, hemos visto algunos aumentos de precios. Algunas personas han expresado preocupaciones que podrían ser un signo de inflación persistente. Pero esa no es nuestra opinión (...) (La) realidad es que no se puede volver a encender la luz económica mundial y no esperar que esto suceda. A medida que la demanda regrese, habrá desafíos en la cadena de suministro global”, dijo Biden.

El mandatario dijo que había hablado recientemente con Jerome Powell, presidente de la Fed, y enfatizó que era importante que el banco central maneje la inflación de manera efectiva.

“La Fed es independiente (...) Debería tomar las medidas que considere necesarias para apoyar una recuperación sólida y duradera de nuestra economía”, comentó el Presidente estadounidense.

Infraestructura e inflación

El Presidente ha estado presionando al Congreso de su país para que apruebe 4 billones de dólares en nuevos gastos para mejorar y modernizar la infraestructura y la red de seguridad social de Estados Unidos, los cuales se desplegarían durante la próxima década y serán pagados con impuestos más altos a las corporaciones.

Sin embargo, los senadores republicanos han tomado el aumento de la inflación para generar oposición a los planes en el Congreso, diciendo que Estados Unidos no puede permitirse propuestas de gasto público adicionales.

Por su parte, Biden argumenta que las inversiones que propone, junto con su reciente orden ejecutiva que promueve una mayor competencia en el sector privado, ayudarían a reducir los precios para beneficiar a los consumidores con el tiempo.

“Quitará la presión”, señaló el mandatario.

valores@eleconomista.mx