La inflación de las economías emergentes es un factor de preocupación para el Fondo Monetario Internacional (FMI). Así lo dijo la directora gerente, Kristalina Georgieva, al participar en un seminario en las Reuniones de Primavera del organismo.

“Se ha reducido el espacio para reaccionar en las economías emergentes, pues sus bancos centrales por primera vez tuvieron que aplicar políticas expansivas como el mismo Quantitative Easing, y las han sostenido así por mucho tiempo”, comentó.

Dijo que los organismos financieros internacionales como el FMI, están muy atentos a la evolución de la presión que sí están recibiendo los emergentes por el alza de los precios de los commodities y de los energéticos.

Georgieva subrayó que en el FMI están atentos de los cambios en la curva de rendimiento de los instrumentos de largo plazo, que están reflejando la incertidumbre por la reacción que tendrá la Reserva Federal a la misma presión inflacionaria.

Enfatizó que en caso de que la autoridad monetaria decidiera subir las tasas, habría una repercusión importante en las economías emergentes y empresas que están altamente apalancadas.

No obstante confió que el presidente Powell, también conectado en la sesión, “seguirá actuando con cautela, comunicando de forma clara y oportuna los pasos a seguir y sus diagnósticos.”

Esta comunicación clara y oportuna permitirá a las demás economías prepararse para actuar, consignó.

Inflación de emergentes

La directora gerente refirió el análisis sobre la inflación que integraron en el reporte del Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés) que lanzaron el martes, donde identificaron entre los principales riesgos para la economía mundial, “la revaluación de los riesgos de inflación y sorpresas inflacionarias que puedan desencadenar grandes cambios en las políticas monetaria y fiscal”.

En el documento, subrayaron que sí existen evidencias que apuntan a “cuellos de botella en el suministro de bienes y productos” que pueden generar una presión transitoria en la inflación.

En un análisis monográfico del WEO, dedicado al impacto del ciclo económico en la seguridad alimentaria, destacaron que el crecimiento del PIB es el motor más importante para las fluctuaciones de los precios de alimentos.

Inflación de alimentos y sus repercusiones

En el mismo análisis del FMI se establece que el alza de los precios de alimentos es tan relevante que un aumento de 2 puntos porcentuales tiende a aumentar la desnutrición en 0.24 por ciento.

“La inflación de los alimentos sigue siendo especialmente relevante para los países con ingresos medios y bajos pues suele tener un alto peso en la canasta primaria de compras y por tanto en el precio al consumidor”.

En el mismo seminario participó, vía remota, la nueva directora de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, quien comentó que en un planeta tan interconectado, los problemas que se presentan en las importaciones, ya sea por asuntos entre Estados Unidos y China, o el reciente bloqueo del barco carguero en el Canal de Suez, terminan por tener una importante repercusión en los precios.

Consideró que es relevante fortalecer a la OMC para abrir la posibilidad de ayudar a los países a desenredar conflictos que tienen repercusión mundial, que precisamente suele traducirse en presión sobre los precios.

ymorales@eleconomista.com.mx