Luego del intercambio telefónico que el presidente electo Alberto Fernández mantuvo con la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ahora el organismo puso foco más a detalle: expone que el programa económico del gobierno entrante tiene que ser consistente y que lo quieren ver completo para sentarse a negociar.

Así lo sostuvo el director para el Departamento Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una entrevista televisiva. En sus declaraciones, además, admitió que en Argentina “la deuda aumentó mucho” y que es por eso que se está hablando ahora de las negociaciones en torno a esta cuestión.

“Pero esperaremos hasta que veamos todo el plan para ver que en realidad es consistente, si su política fiscal es consistente con los niveles de deuda que tendrán, digamos, cinco años más adelante”, definió.

De acuerdo con los últimos registros del FMI, la deuda argentina está en torno a 93% del PIB. Para que el organismo otorgue un préstamo de acceso excepcional, que es el que tiene la Argentina (dada su magnitud, que de hecho se ubica en 1001% la cuota del país en el FMI), la deuda debe ser sustentable.

De hecho, la propia Georgieva mencionó que la deuda argentina debía volver a ser sostenible.  Werner mencionó hoy que el FMI tiene “un programa muy grande con Argentina. De los 57,000 millones de dólares, se han desembolsado 44,000 millones. Y luego, dada la volatilidad del mercado, y el nuevo gobierno que fue elegido recientemente, hemos estado en conversaciones con el gobierno actual”. “Eventualmente esperamos ver el programa por parte del nuevo gobierno y poder intercambiar con ellos con el objetivo de ayudar básicamente a Argentina en el diseño de su nuevo programa para que Argentina vuelva al crecimiento, para reducir la inflación”.

Para el mexicano-argentino, que sigue de cerca la situación del país, la inflación este año podría terminar en 57%, “y eso ha sido un gran impulsor del aumento de la pobreza”, mencionó.

“Por lo tanto, sería muy importante para Argentina tener un programa integral que ayude a reducir la inflación, impulsar un crecimiento y, por lo tanto, mejorar significativamente las tasas de pobreza que han empeorado mucho”.

Dijo también que aún no saben quiénes conformarán el equipo de Alberto Fernández, pero que estuvieron en anteriores oportunidades en contacto con ellos. Reiteró que desde el FMI necesitan ver el plan de Fernández “en su totalidad”. “Es muy difícil hablar sobre gastos gubernamentales o impuestos o nivel de deuda si no se junta todo”, señaló.

Fernández buscará apoyo en Europa

Antes de asumir el 10 de diciembre, probablemente para fines de este mes, aunque la fecha aún no está del todo cerrada, Alberto Fernández emprenderá una gira por Europa en busca de los apoyos clave que necesita en ese continente para la renegociación de la deuda con el FMI, quizá uno de los temas más ríspidos con los que tendrá que lidiar cuando arranque su gestión en la Casa Rosada.

Alberto irá a Francia, Italia y Alemania, tres países a los que el mandatario electo tiene especial interés en visitar y donde buscará mostrarse como un líder progresista en la región.