En los primeros cuatro meses del año, inversionistas extranjeros deshicieron posiciones en títulos de deuda mexicana, por 5,845 millones de dólares, revela información preliminar recabada por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Esta cifra es inferior a las ventas históricas de títulos mexicanos que se registraron en el mismo periodo del 2020, en pleno choque por la pandemia, que ascendieron a 10,846 millones de dólares.

La directora de investigación económica y financiera en Banco Base, Gabriela Siller, explicó recientemente que el impacto de la salida de capitales sobre el tipo de cambio ha sido limitado porque la mayor entrada de divisas extranjeras al país no es la inversión de cartera, sino las exportaciones de mercancías, seguida por la inversión directa y las remesas.

Pero acotó que la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros al 31 de marzo se ubicó en 20.45%, que es la menor proporción en 11 años.

Las estadísticas preliminares del instituto internacional muestran que en abril los inversionistas no residentes se deshicieron de 219 millones de dólares de los títulos de deuda mexicana que tenían en sus portafolios que, sin embargo, es la venta mensual menos pronunciada en lo que va del año y en un lapso de 12 meses.

En cinco de los 12 años que integran la estadística histórica del IIF sobre los flujos de capital hacia México, queda el registro de seis años donde se han presentado salidas de capital en un mes de abril, esto en el 2009, 2014, 2016, 2019, 2020 y 2021. La más amplia fue la del 2019, cuando se liquidaron 2,175 millones de dólares.

Contracorriente emergente

Las estadísticas del IIF, incluidas en el reporte mensual del IIF, el Capital Flows Tracker, evidencian que junto con India, Sudáfrica y Corea, se mantiene al margen de  la menor volatilidad que se presentó en los mercados extranjeros.

En el análisis, que este mes llevó por título “Nascent Strenght” que en cambio están aprovechando inversiones en los países que ofrecen un rendimiento elevado.

De acuerdo con el IIF, que es la mayor asociación internacional de instituciones financieras, los inversionistas están aventurándose a conseguir mayor rendimiento, pero están siendo selectivos de los mercados donde llevan sus recursos, dependiendo del llamado riesgo idiosincrático.

En el análisis del IIF, evidencian que los flujos de cartera a los mercados emergentes en general, se situaron en 45,500 millones de dólares en abril, y de este flujo, 31,200 millones de dólares corresponde a inversiones de capital.

China resultó el líder en captación de capitales, al registrar 4,795 millones de dólares que ingresaron al mercado de deuda, lo que le deja por segundo mes consecutivo como el es más atractivo.

El IIF es una asociación de más de 450 instituciones financieras de operación mundial, que incluye a fondos de inversión global. Destacan entre sus principales asociados a Qatar National Bank; Standard Life Aberdeen; BNP Paribás; UBS, ICICI Bank, J.P. Morgan, HSBC Holdings; Société Générale y PIMCO, ente otros.

ymorales@eleconomista.com.mx