El jefe del gobierno español Pedro Sánchez anunció este miércoles un paquete de 11,000 millones de euros (13,380 millones de dólares) para ayudar a las empresas en dificultades debido a la pandemia del covid-19.

En el anuncio lanzado durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados, el dirigente socialista no especificó la naturaleza de esta ayuda ni si se inyectarán directamente en las empresas como reclaman desde hace meses sectores como el turístico, clave en la economía y muy impactado por las restricciones derivadas de la pandemia.

En las próximas semanas, "el ejecutivo va a aprobar un paquete adicional de 11,000 millones de euros para nuevas actuaciones de empresas, pymes y autónomos" especialmente en sectores como el turismo, la hostelería o el pequeño comercio, indicó Sánchez ante los diputados.

Con unas cuentas públicas en situación delicada, y la deuda disparada a máximos históricos, el ejecutivo español priorizó hasta ahora ayudas indirectas como una línea de créditos avalados por el Estado para la que se desbloquearon 116,000 millones de euros (141,000 millones de dólares).

Además, el Estado ha desembolsado desde el comienzo de la pandemia 40,000 millones de euros (49,000 millones de dólares) para financiar los salarios de los trabajadores en desempleo parcial o las ayudas a trabajadores autónomos.

Asímismo, la administración central transfirió 24,000 millones de euros (29,000 millones de dólares) a los gobiernos regionales para sufragar el aumento del gasto en sanidad y educación.

El Producto Interior Bruto de España se desplomó en 2020 un 11% interanual, uno de los peores en la zona euro y el peor en décadas en este país con una economía muy dependiente del turismo.

La deuda pública se disparó un 10% interanual, alcanzando niveles históricos debido al aumento del gasto para contener el descalabro económico causado por la pandemia.

Todo ello repercutió en el mercado laboral, que terminó 2020 con más de medio millón de desempleados adicionales, especialmente en el turismo y la hostelería. Además, alrededor de 755,000 trabajadores se encontraban en planes de desempleo parcial a finales de diciembre.