La inflación en la primera quincena de mayo se ubicó en 4.46%, con lo que se encuentra ligeramente arriba de 4.41% que había alcanzado al cierre de abril, según información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este dato es el indicio de resistencia en la tendencia a la baja que mantenía la inflación, de acuerdo con Alfredo Coutiño, director para América Latina en Moody’s Analytics.

El analista consigna que otro indicador que ayuda a suponer que ya hay resistencia a la baja en la inflación es el subyacente, que en la primera quincena de mayo llegó a 3.69 por ciento.

De acuerdo con el experto, este es el tercer registro en que la inflación subyacente fluctúa alrededor de 3.7 por ciento.

Recuerda que este indicador muestra el comportamiento de “la inflación más pura”, pues excluye los precios volátiles de productos como los agropecuarios o los energéticos.

La información del Inegi muestra que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de las primeras dos semanas de mayo arrojó una caída de 0.29 por ciento.

Efecto subsidio a la luz

Esta disminución de los precios generales es típica en la quincena referida, resultado de la entrada del subsidio en las tarifas eléctricas por el verano. Sin embargo, la del 2018 resultó la menos pronunciada en nueve años.

La información divulgada por el Inegi destaca que, en las primeras dos semanas de mayo, fue determinante la mayor contribución de los precios de energéticos y otros servicios.

El analista de Moody’s Analytics aclara que, en los primeros 15 días del mes se comenzó a sentir el impacto del alza del precio internacional del petróleo y la depreciación cambiaria, lo que probablemente orilló al gobierno a mover el subsidio.

Gas y gasolinas siguen subiendo

En el detalle de la información del Inegi se confirma que los productos y servicios incluidos en el subíndice de energéticos completaron una nueva alza de 11.60% en sus precios respecto del nivel que tenían en la primera quincena de mayo del año pasado.

En el desagregado de este segmento se observa que los precios que más presionaron al alza fueron los del gas LP, que en su registro anual promediaron un aumento de 15.07%, que es casi el triple de la inflación general.

En tanto, la gasolina de bajo octanaje, es decir, la Magna, completó un aumento anual en su precio de 14.04%; y la de alto octanaje, es decir, la Premium, también trae un alza de 10.50% en su precio. Ambas están lejos de la variación nacional de precios.

Hasta el gas doméstico natural, que había registrado una tendencia a la baja en sus precios, muestra un repunte al completar una fluctuación al alza de 7.08% anual.

Los contrapesos

Además de los precios al alza de gas y gasolina, en la quincena se presentaron aumentos importantes en el pollo, naranja y nuevamente, en loncherías, fondas, torterías y taquerías.

No obstante su importancia en el indicador general de inflación, estas alzas fueron contrarrestadas por la caída en los precios de electricidad (22.32%), limón (25.88%), huevo (3.89%), jitomate (7.77%) y melón (16.29 por ciento).

De hecho, visto por subíndices, los agropecuarios en conjunto son los que presentan la menor escalada, de 3.12% anual, que significa que ya están en convergencia y cerca de la meta de inflación puntual, que es 3 por ciento. Sin embargo, hay que recordar que se trata de precios volátiles por su naturaleza determinada por las condiciones climáticas.

Desde finales del 2017, Banco de México ha incrementado dos veces consecutivas la tasa de interés referencial a un día hasta el actual 7.50%, en un intento por frenar el avance de los precios y acercarse a su meta permanente de inflación de 3.0 por ciento.

Inflación, en el mapa

En la primera quincena de mayo, el Inegi identificó a las localidades que registraron las variaciones extremas y seleccionó a las que rebasaron el dato general y las que alcanzan la fluctuación más baja.

Encabezan la lista de las que quedaron por arriba de la variación nacional: Monclova, Coahuila (0.47%); Puebla, Puebla (0.47%); Ciudad Acuña, Coahuila (0.42%); Toluca, Estado de México (0.41%); Iguala, Guerrero (0.38%), y San Andrés Tuxtla (0.35 por ciento).

En tanto, las localidades con variación por debajo de la nacional fueron, en la quincena: Huatabampo, Sonora (-7.53%); Mexicali, Baja California  (-7.30%); Culiacán, Sinaloa (-6.70%); La Paz, Baja California Sur (-3.07%), y Hermosillo, Sonora ( -2.89 por ciento).

[email protected]