Los bancos chinos ofrecieron 651,300 millones de yuanes (aproximadamente 95,560 millones de dólares) en nuevos préstamos en moneda local durante octubre, por debajo de las expectativas de los analistas y casi la mitad de los 1.22 billones de yuanes de septiembre, informó el Banco Popular de China.

De acuerdo con analistas, lo anterior refleja factores estacionales y los esfuerzos del gobierno por contener los riesgos financieros.

El M2 de China, una medida amplia de la oferta monetaria que incluye el dinero en efectivo en circulación y todos los depósitos, creció 11.6% respecto al mismo lapso del año anterior, para totalizar 151.95 billones de yuanes hasta finales de octubre, indicó la semana pasada el banco central de este país, ligeramente por encima de las previsiones.

Por su parte, la medida reducida de la oferta monetaria, el M1, que abarca el efectivo en circulación y los depósitos a la vista, creció 23.9 % anual hasta los 46.54 billones de yuanes en el mismo periodo.

Los préstamos en yuanes pendientes de pago aumentaron 13.1% a finales de mes sobre una base anual.

Previo a esto, analistas consultados esperaban que los nuevos créditos ascendieran a 700,000 millones de yuanes en octubre, así como un aumento de 11.4% de la masa monetaria y un alza de 13% en los préstamos pendientes de pago.

En los primeros nueve meses del 2016, los préstamos en el gigante asiático se situaron en 10.16 billones de yuanes, lo que se acerca a los 11.72 billones concedidos en conjunto a lo largo del 2015.

Los bancos chinos han acelerado la concesión de préstamos en el 2016, situación que ha llevado al Fondo Monetario Internacional a pedir a las autoridades del país que frenen lo que consideran una explosión del crédito .

Por su parte, la consultora Capital Economics atribuyó la importante caída de los préstamos en el último mes a factores estacionales, ya que en la primera semana de éste hay vacaciones con motivo de la fiesta del Día Nacional, durante la cual muchas empresas cierran, lo que suele generar un aumento de la actividad en el mes anterior.

Julian Evans-Pritchard, economista de Capital Economics para China, consideró que el banco central chino evitará adoptar estímulos monetarios hasta que emerjan renovados signos de debilidad económica .