Tendremos un segundo año consecutivo de salidas de capital, que no pueden catalogarse como fugas. Fueron un ajuste de portafolios donde los inversionistas deshicieron posiciones de donde más tenían para tomar títulos de China, explicó el Director de la consultoría Visor Financiero, Joel Martínez. En un solo día, el 20 de diciembre, ingresaron 20,000 millones de pesos.

 

En las primeras tres semanas de diciembre se detuvo la liquidación de títulos de deuda mexicana e incluso se observó una entrada de 41,577.92 millones de pesos, muestra información del Banco de México.

Los portafolios mundiales buscan rendimientos y entre los mercados emergentes destaca México porque no presenta problemas estructurales importantes como los que sí tienen Brasil, Colombia, Perú o Chile, explicó Joel Martínez, director de la consultoría Visor Financiero.

Además, destacó que el diferencial de tasa que ofrece México sigue siendo atractivo en un mundo que da rendimientos muy cercanos a cero.

Solo el pasado 20 de diciembre, la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros dio un salto con la llegada de 20,000 millones de pesos, enfatizó la directora de análisis económico y financiero de Banco Base, Gabriela Siller.

Se trata de capitales muy volátiles, esgrimió. Pero aún manteniéndose una entrada positiva durante la última semana del 2021, es poco probable que tenga la fuerza para revertir las importantes salidas de capital de los meses previos. La desinversión de todo el 2021 será menor a la del 2020.

Cifras del Banco de México muestran que entre el primer día hábil del 2021 y el 23 de diciembre, la liquidación de capitales ascendió a 245,183 millones de pesos.

Para darse una idea de la volatilidad persistente en los capitales extranjeros, basta recordar que exactamente un mes antes, al corte del 25 de noviembre, la liquidación de títulos de deuda mexicana llegó al pico de 294,928 millones de pesos.

Tenencia de extranjeros en México

En el promedio, el 2021 quedará como el segundo consecutivo en el que los extranjeros deshicieron posiciones en México, pero no se puede catalogar como una fuga de capitales, enfatizó Martínez.

En el 2020, se observó una liquidación histórica de capitales por 259,325 millones de pesos.

En ese momento los extranjeros liquidaron sus posiciones de todos lados, aunque en noviembre del 2020 se presentó una entrada a Bonos M, que le hizo suponer que se daría el retorno.

También fue en noviembre del 2020 cuando  anunciaron que los bonos de China entrarían al índice global de bonos soberanos que es benchmark  referente de muchos portafolios globales.

China es un mercado importante y para tomar sus bonos, los inversionistas tenían que deshacerse de los que tenían en otros emergentes. Y México es uno de los países donde hay más tenencia de extranjeros. Era evidente que se desharían de títulos mexicanos para tomar los chinos.

Información del Banco de México muestra que los inversionistas no residentes vendieron sus posiciones en títulos gubernamentales mexicanos y se quedaron con 18% del total en circulación al mediados de diciembre. Esta proporción contrasta con 22.32% que tenían al iniciar el año.

Rendimiento a secas

El estratega explica que este ajuste de portafolios para tomar títulos de China no será mucho más prolongado porque a diferencia de México, su banco central no es autónomo.

Los capitales no se van ante decisiones coyunturales, ni responden a las fobias políticas, acotó.

Los extranjeros buscan rendimientos y como no hay tal en los países desarrollados, es muy probable que regresen en algún momento del 2022, enfatizó.

Todo portafolio busca rendimientos; no se maneja por subjetividad ni responde a las ocurrencias. Se mueve en función de diferenciales que hacen más atractivo al mercado, como en el caso de México, por su balanza de pagos que no es mala.

El experto descartó que las criptomonedas sean una alternativa.

ymorales@eleconomista.com.mx