Resultados recientes de los principales indicadores económicos muestran una modesta mejoría, incluso han contribuido para que las expectativas de crecimiento para este año y el siguiente se hayan corregido marginalmente al alza, destacó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Precisó que si bien hay una mejoría económica aún existen señales de preocupación, principalmente por la cercanía del periodo de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ante ello, estimó, hay que consolidar el mercado interno, para lo cual se requiere de esfuerzos importantes, entre los que sobresalen fortalecer el Estado de Derecho para elevar la confianza que detone un mayor nivel de inversión productiva y el consumo.

En su reporte semanal Análisis económico ejecutivo, precisó que la solución para temas como corrupción, impunidad, inseguridad, pobreza y desigualdad, no es de corto plazo, pero hay que iniciar de inmediato con propuestas viables, sobre todo ante la cercanía del periodo electoral del 2018.

No hay que olvidar que cuando se requiere de una solución pronta de los problemas, hace que cualquier promesa pueda ser atractiva, refirió el organismo de investigación y análisis del sector privado.

En términos generales, la evolución de la economía es estable, aunque lejos del ritmo de crecimiento que se requiere para realmente beneficiar a la población. Crecer a 2.5% no tiene nada de extraordinario ni nos lleva a una etapa de expansión, cuando el promedio de los últimos 24 años ha sido de 2.6% , consideró el organismo privado.

Obstáculo regulatorio

La complejidad del marco regulatorio en todos los niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) en México ha sido desde hace algunos años un obstáculo al establecimiento y operación de las empresas productivas en el país, señaló el CEESP a mediados de este mes en otro de sus reportes.

Consideró que parte del problema de tener un sector productivo informal de tamaño considerable y la existencia de actos de corrupción administrativa, se derivan de la sobrerregulación de los procesos productivos.

Ante ello, a lo largo del tiempo, el organismo de investigación y análisis del sector privado ha promovido y apoyado el proceso de mejora regulatoria para elevar la calidad del marco regulatorio en las entidades federativas.

Ello, con el objetivo de impulsar el establecimiento de las empresas y facilitar la operación de las ya existentes, toda vez que constituyen la principal fuente de empleo e ingreso de los hogares, argumentó.

Desde 1998, el CEESP analiza este tema a través de su Encuesta sobre la calidad del marco regulatorio en las entidades federativas , en la que ha hecho evidente el esfuerzo realizado por los estados en esta materia, así como la percepción de los empresarios sobre su efectividad.

Esto, con el objetivo, por una parte, de impulsar una competencia constructiva y, por otro, facilitar el conocimiento de las mejores prácticas nacionales.

Explicó que esta investigación tiene como meta brindar información objetiva para evaluar la situación de los estados en regulación y actualmente el CEESP la actualiza, pero ahora dirigida principalmente a los municipios, donde se han reportado serios problemas en la materia.

Si bien a nivel estatal y en trámites federales hay avances importantes, es fundamental que en los municipios se pueda homologar esta eficiencia para facilitar la creación de nuevas empresas y la fortaleza operativa de las ya existentes, destacó.