El Banco Mundial está contribuyendo en México a fortalecer la sostenibilidad y resiliencia ambiental, así como en proyectos para ampliar acciones de infraestructura urbana y viviendas sociales.

Adicionalmente informaron que están “evaluando la profundidad de las pérdidas de aprendizaje y los daños socioemocionales tras el choque de la pandemia en México, Colombia, Perú, República Dominicana y Bolivia tras el choque de la pandemia”.

Al interior del  Reporte Anual del Banco Mundial, titulado “De la crisis a la resiliencia y recuperación inclusiva”, sostuvieron que un factor clave para lograr mejores resultados de capital humano es brindar una mejor educación a los niños y jóvenes.

Esto a través del refuerzo de la calidad de la enseñanza, la construcción y rehabilitación de escuelas, la creación de plataformas virtuales y otros medios alternativos de aprendizaje.

Todo ello enmarcado en la promoción de una mayor igualdad en la educación.

Acerca del apoyo dirigido por el Banco Mundial a la sostenibilidad ambiental, detallan en el reporte que están trabajando con el Gobierno de México para reforzar la resiliencia ambiental y ampliar el acceso a la infraestructura urbana adaptable y a las viviendas sociales.

Así, estiman que estos esfuerzos ayudarán a regular las emisiones, medir la calidad del aire en las ciudades más grandes y preservar los bosques.

Los programas

Información abierta muestra que son ocho los programas de financiamiento que mantiene activos México en el organismo multilateral, de los cuales siete fueron aprobados entre julio del 2020 y el mismo mes de este año.

Los citados apoyos financieros están dirigidos a la inclusión financiera, modernización de sistemas de gestión financiera pública en México; seguridad hídrica y resiliencia para el Valle de México; acceso financiero ante el Covid-19, sustentabilidad urbana y resiliencia medioambiental.

Así como para fondear un Sistema Nacional de Identidad Única, Fortalecimiento de una economía sustentable y uno más, dirigido a conectar las cuencas para la ganadería sostenible y la producción agroforestal.

El ex secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó apenas el pasado julio, durante su última visita a Washington como funcionario público, que México tiene “una relación doble con el Banco Mundial y el FMI”, pues ambos organismos suelen ser los acreedores de los 199 países miembros, como México y estas mismas naciones son a su vez los dueños o accionistas de los organismos financieros.

En este sentido, destacó que los financiamientos dirigidos por el Banco Mundial a México “son para desarrollo económico, construcción de presas, hospitales e infraestructura”.

ymorales@eleconomista.com.mx