La economía mundial registrará una recesión de 4.9% este año, según la actualización de expectativas del Fondo Monetario Internacional (FMI). Una caída mucho más profunda de la proyectada por ellos mismos en abril, cuando estimaron que podría ubicarse en 3 por ciento.

La propagación de la pandemia por el Covid-19 y las medidas para limitar la velocidad del contagio, como el Gran Confinamiento, son el origen de esta corrección a la baja, de acuerdo con la Consejera Económica del FMI, Gita Gopinath.

Durante la presentación del nuevo panorama mundial en este año de “Una crisis como ninguna otra”, la funcionaria agregó que las tensiones geopolíticas y comerciales amenazan con dañar las frágiles relaciones internacionales en un momento en que se proyecta un colapso del comercio exterior de 12 por ciento anual.

En el documento, el FMI precisa que este deterioro de la economía mundial ha puesto en negativo a la mayoría de las economías del planeta, lo mismo avanzadas que emergentes.

Los mayores desplomes del PIB los ubica en España e Italia, ambos, con una caída proyectada en 12.8%, seguidos de España, con una caída de 12.5%, todos lejos del pronóstico de abril.

Ubican a México con la cuarta caída más pronunciada, 10.5% en el 2020, desde -6.6 por ciento.

En conferencia desde Washington, la economista del FMI advirtió que la recuperación económica del globo es tan incierta como la evolución de la situación sanitaria.

En este contexto, también dieron un hachazo a la expectativa que tenían sobre el PIB de Estados Unidos, quien pese al monumental estímulo fiscal y monetario, registrará un hundimiento del PIB de 8%, mucho mayor del previsto en abril, que estaba en -5.9 por ciento.

Crisis como ninguna

Los expertos, dirigidos por Gopinath, proyectaron que este derrumbe mundial de las economías arrojará una pérdida acumulada de más de 12 billones de dólares entre el 2020 y 2021.

Esto, al prolongarse el lapso del distanciamiento social que ha roto las cadenas de valor en la producción mundial.

De acuerdo con la revisión de expectativas, este derrumbe económico estará guiado por el peso de la caída que tendrán las economías avanzadas del Grupo, es decir Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, la Unión Europea y Japón a quienes proyecta una contracción de 8 % en el PIB.

El derrumbe anticipado para el PIB de la eurozona será de 10.2% según la actualización, lejos de -7.5% proyectado en abril y el de Japón, es de un hundimiento del PIB de 5.8% este año.

Emergentes en caída libre

En la actualización, los analistas del FMI prevén que los emergentes del mundo registrarán una caída de 3% este año que será más profunda de -1% previsto en abril.

Entre las economías BRIC, acrónimo que alude a las emergentes a un paso de la graduación, la que tendrá el mejor desempeño, o el menos débil, será China la única del mundo con un registro positivo de 1% en 2020.

Mientras Brasil se contraerá 9.1% y le seguirán en el desplome el de Rusia, que tendrá una caída de 6.6% e India con una contracción de 4.5 por ciento.

Para las economías de América Latina y el Caribe, prevén un desplome del PIB de 9.4%; muy lejos de la recesión de 5.2% que le proyectaron hace apenas dos meses.

Secuelas más graves

En el análisis reconocen que como ha empeorado la pandemia en muchos países, el consumo y la producción de servicios ha disminuido de forma pronunciada.

En la mayoría de las recesiones los consumidores recurren a sus ahorros o a las redes de protección social y al respaldo familiar para suavizar el gasto y el consumo se ve relativamente menos afectado que la inversión.

“Sin embargo, en este caso, el consumo y la producción de servicios también ha disminuido de manera pronunciada. Un patrón que refleja una combinación excepcional de factores como distanciamiento social voluntario, confinamientos necesarios para retrasar los contagios y permitir a los sistemas sanitarios absorber el rápido aumento de casos, drásticas perdidas de ingresos y debilitamiento de la confianza de los consumidores”.

Estas secuelas serán más graves para la economía, lo que claramente afectará la recuperación.

Así, anticipan ahora un repunte más aritmético que de fortaleza productiva en el PIB mundial, que llevará a la tasa a 5.4% en el 2021.

Estados Unidos registraría una tasa de crecimiento de 4.5% en el 2021 según la actualización, mientras la eurozona alcanzaría un registro positivo en 6% con Francia repuntando a 7.3% y España lo haría a un ritmo de 6.3 por ciento.

[email protected]