Pekín.- La economía de China creció un 6.8% en el cuarto trimestre del 2015 frente al mismo período del 2014, en línea con las expectativas y a su menor tasa desde la crisis financiera global, aumentando la presión sobre Pekín para que aplique más medidas de estímulo ante los temores de una desaceleración más aguda.

Analistas consultados por Reuters habían estimado que el Producto Interno Bruto (PIB) de la segunda mayor economía mundial crecería a una tasa de un 6.8% interanual en el cuarto trimestre, una desaceleración frente al 6.9% interanual del tercer trimestre.

Sobre una base de comparación trimestral, la expansión fue de un 1.6%, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas en una conferencia de prensa el martes, cifra inferior a las expectativas de los analistas consultados en el sondeo Reuters.

NOTICIA: Jefe regulador de acciones chinas ofrece su renuncia

Economistas esperaban un crecimiento de un 1.7% frente al tercer trimestre, lo que se compara con la cifra revisada de un 1.8% en el período previo.

La expansión de la economía en el 2015 fue de un 6.9%, casi en línea con la meta del Gobierno de en torno a un 7%, pero fue la menor tasa de crecimiento en 25 años. Economistas proyectaban un crecimiento de un 6.9 por ciento.

China, que fue un importante motor del crecimiento global en los últimos años, ahora atraviesa por una prolongada desaceleración, presionada por débiles exportaciones, un exceso de capacidad industrial, un débil mercado inmobiliario, altos niveles de deuda, un enfriamiento de la inversión y una campaña del Gobierno contra la corrupción.

NOTICIA: China, por un nuevo modelo económico

Algunos expertos del mercado creen que los niveles de crecimiento real podrían ser más débiles de lo que sugieren las cifras oficiales.

mfh