La economía estadounidense se desaceleró más de lo pensado inicialmente en el cuarto trimestre, lo que mantuvo el crecimiento por debajo de la meta anual de 3% del Gobierno, mientras que las ganancias corporativas no presentaron incrementos por primera vez en más de dos años.

El Producto Interno Bruto (PIB) se aceleró a un ritmo anualizado de 2.2%, dijo el jueves el Departamento del Comercio, en su tercera y última lectura sobre la expansión del cuarto trimestre. La cifra estuvo por debajo de la medición anterior de 2.6% emitida en febrero.

La economía estadounidense creció a un ritmo de 3.4% en el tercer trimestre.

La revisiones para las lecturas del PIB del cuarto trimestre reflejaron datos magros en los gastos de consumidores y empresas, además de una debilidad en el desembolso público y la inversión en la construcción de viviendas.