Los cambios en el sistema tributario estadounidense han generado bastantes dudas entre los contribuyentes, por lo cual las oficinas del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por su sigla en inglés) tendrán el reto de resolver esos problemas antes del periodo de declaraciones.

La reforma fiscal, que entró en vigor el pasado 1 de enero, ha generado  muchas dudas no sólo a los contribuyentes, sino también a los senadores, comentó Alex Pérez, abogado fiscalista de Sañudo Pérez, durante su participación en “México, su desequilibrio ante la reforma fiscal de Estados Unidos”, organizado por Bettinger Asesores.

“El Partido Republicano debía tener al menos un éxito durante el primer año de gobierno de Trump, y esta reforma representa ese éxito. Sin embargo, hay varias dudas y problemas dentro del IRS, comenzando por el hecho de que ni siquiera los senadores de las cámaras entendieron muy bien las consecuencias de la reforma fiscal”, acotó el fiscalista.

Agregó que, actualmente, todos los empleados del IRS están enfocados en la manera de explicar los cambios fiscales a los contribuyentes, sobre todo porque en los siguientes meses se vendrán las declaraciones de los pagadores de impuestos.

“El IRS tiene la tarea, antes del 15 de marzo y del 15 de abril, cuando se realizan las declaraciones de empresas y personas físicas respectivamente, de resolver todas estas dudas y problemas que han surgido”, añadió.

A partir de este lunes 29 de enero, las oficinas de IRS empezarán a aceptar las declaraciones de impuestos de los contribuyentes; si bien la mayoría de los cambios de la reforma fiscal no aplica para el ejercicio fiscal del 2017 —del cual se presenta declaración este año— los contribuyentes deberán empezar a familiarizarse con las nuevas deducciones, los nuevos tramos impositivos y los formatos.

Por otro lado, precisó que ante el límite de deducción que se le puso a los impuestos locales y estatales es probable que los contribuyentes busquen otros estados donde no exista el Impuesto Estatal sobre la Renta.

“Le va a significar a esos estados que tienen su régimen estatal de ISR pérdida de empresas y negocios; es decir, se van a mudar a otros estados que no tengan un régimen similar y, de esta manera, el límite de deducción no les afecte”, explicó. Los estados que no imponen este impuesto son Alaska, Florida, Nevada, Dakota del Sur, Texas, Washington y Wyoming.

BENEFICIO PARA EMPRESAS Y RICOS

Por otra parte, Alex Pérez refirió que los cambios en el sistema tributario estadounidense benefician, principalmente, a las empresas y personas con mayores ingresos, y con los recortes de tasas que se hicieron, en un periodo de 10 años, Estados Unidos generará un déficit de 1.5 billones de dólares.

“El propósito de la reforma es, tal cual lo dijo su presidente Donald Trump, to make America great again; es decir, está totalmente enfocada a la economía estadounidense, con el propósito de atraer inversión a Estados Unidos. Ahora, muchas compañías que tienen sedes en otros países están analizando si trasladarse o no a Estados Unidos”, explicó.

De esta manera, agregó, empresas como Apple están llevando 250,000 millones de dólares que estuvieron estacionados en Irlanda, Luxemburgo y Malta de regreso a Estados Unidos y con ello, terminan pagando dividendos e invirtiendo en la economía estadounidense.

Por su parte, Herbert Bettinger, experto fiscal, criticó que Estados Unidos se está convirtiendo en un país de privilegios fiscales, en el que se busca fortalecer a las empresas y tener más riqueza corporativa.

“Estados Unidos se está transformando en un país de privilegios fiscales (...) Anteriormente aborrecía a los paraísos fiscales, hoy en día no lo hace, al contrario, compite con ellos”, aseveró.

Principales aspectos de la reforma

  • El impuesto corporativo pasó de 35 a 21 por ciento.
  • Se mantienen los siete tramos impositivos actuales, con un recorte de 39.6 a 37% a la tasa máxima.
  • Se elimina el incentivo fiscal a empresas privadas que subsidian el costo del pasaje, estacionamiento y uso de bicicleta de sus empleados.
  • Para los solteros, las herencias de 11 millones de dólares estarán libres del impuesto a las sucesiones, mientras que para los matrimonios será de 22 millones de dólares.
  • Reduce a 10,000 dólares la deducción de los impuestos locales y estatales.
  • Limita la deducción de intereses hipotecarios a préstamos hipotecarios de no más de 750,000 dólares.
  • Aumenta el crédito fiscal por hijo de 1,000 a 2,000 dólares.
  • Se contempla la deducción inmediata sobre inversiones realizadas hasta el 2023, salvo excepciones.

[email protected]