Tal cual se esperaba, el Banco Central Europeo (BCE) no trajo mayores novedades en su última reunión de política monetaria al dejar la tasa de interés en mínimos históricos de 1% y sin hacer mención sobre una posible rebaja en el futuro.

Nosotros francamente no discutimos ningún cambio potencial o actual en las tasas de interés , dijo Mario Draghi, presidente del instituto central, en la conferencia de prensa luego de la publicación del comunicado.

El mercado no esperaba novedades en torno de la reciente inyección de liquidez del instituto central, esperando a que llegara la segunda colocación a finales de febrero. Al respecto, Draghi no se aventuró a indicar cuánto esperan colocar, pero mencionó que los especialistas esperan que sea una cantidad similar a la otorgada en diciembre.

Para el italiano que preside el instituto central, aún es muy pronto para evaluar el impacto que tuvieron los préstamos a largo plazo otorgados en diciembre, ya que el financiamiento de la banca aún está desarrollándose y puede que no se vea reflejado plenamente en los créditos recientemente otorgados .

La mañana del jueves fue Draghi quien adelantó que Grecia había llegado a acuerdos de austeridad y anticipó la reunión que sostendrían los miembros de la región con el gobierno heleno para discutir las medidas y así poder definir si el país tendrá acceso a los 130,000 millones de euros por parte de la Troika.

Descartando que Grecia pudiera caer en un insolvencia de pagos, Draghi también desmitió que hubiera un plan b para el país, ya que esto significaría una derrota y por ahora todas las piezas sobre este tema caerán en su lugar .

[email protected]