El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, será el orador principal en el octavo ciclo de conferencias de banca central Michel Camdessus, organizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que hoy, miércoles se lleva a cabo.

Será la primera vez que un gobernador del Banco de México participará en la citada conferencia y al participar en la distinguida lectura M. Camdessus, se convertirá en el primer responsable de un banco central latinoamericano que es convocado como orador.

Un vocero del FMI explicó que la serie de conferencias Camdessus son parte del compromiso del organismo por colaborar con los bancos centrales de los países miembros.

Precisó que esta conferencia de carácter anual se ha convertido en un foro para discutir temas de actualidad sobre la banca central.

Luego de su participación como orador, el banquero central mexicano tendrá una conversación pública con la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Los oradores anteriores de esta lectura incluyeron a Thomas J. Jordan, presidente del consejo de administración del Banco Nacional de Suiza, en el 2020; Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco de Japón en el 2019 y Elvira Nabiullina, gobernadora del Banco Central de Rusia, en el 2018.

La primera oradora de la Conferencia Michel Camdessus fue Janet Yellen, en su carácter de presidenta de la Reserva Federal, en el 2014.

Camdessus fue el séptimo director gerente que tuvo el organismo y es el funcionario que se ha mantenido más años en servicio en el cargo. Actualmente es gobernador honorario del Banco de Francia.

El banquero central del año

La participación del Gobernador del Banco de México como orador principal, es un nuevo reconocimiento internacional hacia Alejandro Díaz de León, que apenas en abril pasado fue distinguido como el banquero central del 2020, por la publicación especializada Central Banking.

En ese momento, la publicación cuyo cuerpo editorial está integrado por banqueros centrales, destacó que “las habilidades de liderazgo de la mayoría de los gobernadores de los bancos centrales se probaron al máximo en el 2020 cuando implementaron acciones de emergencia destinadas a prevenir el colapso financiero y económico cuando golpeó la pandemia”.

No obstante, ponderaron la situación del gobernador del Banco de México, quien además “tuvo que ejecutar una política monetaria prudente en un momento en que el peso estaba bajo presión.

“Al mismo tiempo tuvo que desactivar varios intentos de restringir la independencia del Banco de México, que es ahora una de las instituciones más confiables en los mercados emergentes”, detalló la publicación.

ymorales@eleconomista.com.mx