La transparencia y claridad de comunicación de los bancos centrales es una de las mayores lecciones que arrojó la Gran Recesión del 2009, de acuerdo con el Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras (OMFIF, por su sigla en inglés), un think tank dedicado a temas de política monetaria.

Para un banco central que tiene objetivos explícitos de inflación, como es el caso de México, una estrategia de comunicación eficaz no depende exclusivamente de la cantidad de información divulgada, sino de la claridad y calidad del mensaje, agrega un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI), titulado “Credibilidad, Comunicación y política monetaria procíclica en América Latina”.

Es en este sentido, que el Banco de México bajo la dirección de su Junta de Gobierno encabezada por el gobernador Alejandro Díaz de León, avanza en acercar al banco central a la población y ahora, anuncia una serie de webinars donde los funcionarios del instituto central, conversarán con el público sobre las funciones de la entidad monetaria.

El primero de estos encuentros virtuales estará a cargo del propio gobernador Díaz de León, que por espacio de 40 minutos sostendrá una conversación con estudiantes, profesores o padres de familia sobre la función del banco central.

La cita es este jueves 9 de septiembre, a las 10 de la mañana, en una charla abierta, en vivo a través de https://webinar.banxico.org.mx

El lanzamiento del webinar se realizará a menos de un mes de que el Banxico informara de dos modificaciones a su política de comunicación y transparencia que entraron en operación de inmediato, al publicar trayectorias pronosticadas para la inflación general y subyacente así como la decisión por la que votaron los miembros de la Junta de Gobierno el mismo día de la reunión monetaria.

Con la transparencia por sello

Desde el 2018, el Banco de México ha avanzado en los criterios de credibilidad y comunicación de la política monetaria. En aquel año informaron que divulgarían a detalle la identidad de los votantes en las decisiones de política monetaria, e incluso plantearon que se detallaría, en caso de disentimiento en la votación, una explicación de las razones de dicha diferencia.

ymorales@eleconomista.com.mx